Santiago Sastre

Que veinte años no es nada

«Se debería dar preferencia a los escritores castellano-manchegos en la Biblioteca de Castilla-La Mancha»

Santiago Sastre
Actualizado:

Estamos de enhorabuena con la celebración de los veinte años que lleva la Biblioteca de Castilla-La Mancha en el Alcázar. El tiempo ha demostrado que el sitio es un acierto, porque la cultura es un elemento que nos une o cohesiona a todos. Y hay que agradecer que la Biblioteca haya desplegado una actividad tan intensa con actos culturales, presentaciones, conciertos, etc…, pensados para todos los públicos. Está claro que la Biblioteca debe ser el sol alrededor del cual giren los principales planetas que avanzan en las órbitas de la cultura.

La Biblioteca abrió sus puertas donde está ahora el 16 de octubre de 1998. En su seno hay un conjunto de profesionales que destacan por su saber hacer y su cercanía. Es muy difícil no pensar en Juan Sánchez, cuando estaba al frente de la dirección, sobre todo por la cantidad de actividades y por la acogida que nos dio a todos los escritores que pasamos por allí. Pero se debe destacar con justicia la labor de todos los directores que han tenido el timón, y, en concreto, de Carmen Morales, que es la que en la actualidad está al frente.

Por eso es hora de felicitar a todos por esta labor tan impresionante. Es verdad que quedan cosas por hacer, como el cúmulo de libros que aguardan en ese limbo que es la antigua sede Miradero, sobre todo porque se trata de libros que no pueden disfrutar los lectores. Falta inversión para comprar los libros más recientes. Es verdad que se debería dar preferencia a los escritores castellano-manchegos, que los hay y muy buenos. No tiene sentido traer a Javier Sierra y Eloy Moreno, cuyas novelas ya han sido trabajadas en clubes de lecturas de nuestra región y ya hace mucho tiempo que publicaron sus novelas (bendecidas por el mercado, otra cosa es la calidad…) Me interesa mucho, y por eso felicito a los organizadores, la intervención de dos poetas (con visiones muy distintas de la poesía) que me parecen de muy alto nivel, como son María Antonia Ricas y Mario Paoletti. En todo caso me siento orgulloso de esta Biblioteca y por eso doy las gracias a todos. Este verano incluso, porque estoy escribiendo un par de libros, he subido casi todos los días. En un conocido tango Gardel decía que veinte años no es nada. Pues eso: gracias a todos los que han puesto su grano de arena para que la Biblioteca sea una hermosa realidad cultural durante este tiempo y mucho ánimo para mirar hacia adelante y cumplir muchos más.

POR SANTIAGO SASTREPOR SANTIAGO SASTRE