Rafael Dengra, durante las nevadas que colapsaron la AP-6 los días 6 y 7 de enero de este año
Rafael Dengra, durante las nevadas que colapsaron la AP-6 los días 6 y 7 de enero de este año - ABC

El toledano que vuelve a Badajoz para mandar el Regimiento Saboya 6

El coronel Rafael Dengra asume la dirección de la unidad en la que comenzó profesionalmente

Actualizado:

«Volver al origen no es retroceder, quizás sea andar hacia el saber», dice el cantante Macaco en su canción «Moving». Tal vez, el verso venga como anillo al dedo para Rafael Dengra Tello (Toledo, 1966), coronel que regresa ahora al destino en el que empezó profesionalmente: el Regimiento de Infantería Saboya número 6, con sede en Bótoa (Badajoz) desde 1991. Vuelve, años más tarde, para dirigir al millar de militares que forman esta unidad del Ejército de Tierra, cuya historia se remonta casi cinco siglos, a 1537, cuando Carlos I de España ordena su creación como tercio.

Evidentemente, la relación del coronel con este regimiento, el tercero más antiguo de España, es mucho más reciente. En mayo de 1991, el alumno Dengra, de la Academia General Militar, realizó unas prácticas en el viejo tercio. Eran los últimos días del regimiento en su acuartelamiento de Leganés (Madrid). «Colaboré —cuenta— en el traslado de las primeras unidades a Badajoz, lo que me ofreció la oportunidad de saber que en su nueva base sería un regimiento no sólo con un pasado glorioso, sino con un gran futuro». «Por ese motivo, solicité como primer destino de teniente el Regimiento Saboya en Badajoz», desvela quien iba para portero de fútbol, pero el Ejército se cruzó en su camino.

El viernes tomará posesión del puesto oficialmente. «Es una gran responsabilidad —asegura—. Es asumir el mando de un regimiento con casi cinco siglos de historia y que, actualmente, está dotado de los materiales más modernos y de un personal muy preparado». Además, para el coronel es un «gran honor» ocupar el puesto que ya desempeñó otro toledano, «al que admiraba profundamente como militar y como persona, el entonces coronel Avelino Fernández Fernández», ya fallecido.

Con su ascenso el pasado 24 de agosto, Dengra dejó de ser el teniente coronel que durante dos años había mandado el Primer Batallón de Intervención en Emergencias (BIEM I), donde tuvo a sus órdenes a casi 500 militares.

Motivación

De su paso por la UME, dice que ha aprendido «la diversidad de las misiones de las Fuerzas Armadas y que los militares le ponen la misma ilusión a todas las tareas que se les encomiendan para intentar siempre alcanzar la excelencia». «En el mundo de las emergencias la UME, a pesar su juventud, ya es una referencia como elemento de cohesión nacional en España, pero también goza de un gran prestigio internacional», resalta. «Eso se consigue —asegura— gracias a la motivación que intentamos cuidar cada día en nuestros soldados».

En Badajoz, el coronel Dengra tendrá el doble de efectivos a su mando. «El nuevo destino lo asumo con mucho orgullo, no solo por lo que en sí significa este magnífico regimiento, sino también porque supone para mí volver al destino en el que empecé profesionalmente», recuerda con cariño.

Pero, ¿qué diferencias existen entre el BIEM I y el Saboya 6? «Hay muchas, pero también tienen cosas en común. El lema de la Unidad Militar de Emergencias es ‘para servir’, y eso es lo que se hace en todos los puestos de nuestra profesión; profesamos el servicio a España. En la UME, de una forma más próxima y directa a los ciudadanos; y desde el regimiento, de una manera, quizá, más indirecta pero sustancial, cumpliendo también con los cometidos que tienen encomendadas nuestras Fuerzas Armadas».

Casualidades

La organización jerarquizada, la disciplina, la motivación y la cohesión de sus componentes, según explica el coronel, le facilitarán su labor de mando durante los dos años, aproximadamente, que podría estar en su nuevo destino.

Una flamante etapa en Badajoz que está rodeada de recuerdos, de efemérides y también de casualidades. En septiembre de 1991, Dengra tuvo la ocasión de conocer las «entrañables» fiestas patronales de Villaescusa de Haro (Cuenca) en honor del Santísimo Cristo de la Expiración. Iba al mando de la primera comisión del Regimiento Saboya que fue desde Badajoz por el hermanamiento, desde 1969, entre el viejo tercio y el pequeño pueblo conquense (500 habitantes).

Por azares de la vida, en 2019 se cumplirán cincuenta años del hermanamiento. Dengra volverá como coronel a una localidad que tiene la mitad de vecinos que militares al mando del oficial toledano.

Y, puestos a rememorar, ¿qué deja el coronel Dengra en el BIEM I que se hubiera traído al Saboya 6? «Dejo a un grupo de profesionales de gran valía —elogia—, pero no me los hubiera traído; lo primero, porque tienen que seguir realizando su magnífico trabajo y, lo segundo, porque estoy seguro de que en el Regimiento Saboya encontraré el mismo tipo de profesionales».