Brigidano pide más medios para atender el volumen de demandas que se esperan
Brigidano pide más medios para atender el volumen de demandas que se esperan - A. Pérez Herrera
TOLEDO

Prevén una avalancha de demandas por la cláusula suelo en un juzgado sin medios

El juez decano de Toledo alerta del enorme volumen que no podrán atender al carecer de funcionarios

ToledoActualizado:

Desde hace dos días (el pasado 1 de junio), un nuevo Juzgado (de Primera Instancia e Instrucción número 1 Bis), creado al efecto, asume todos los casos relacionados con las cláusulas suelo en la provincia de Toledo, al igual que en el resto de provincias de Castilla-La Mancha.

Al menos, en el caso de Toledo, este nuevo órgano judicial, al frente del cual se ha situado a un juez en prácticas, carece de medios materiales y humanos para atender la avalancha de demandas que se esperan y que llegarán desde todos los puntos de la provincia. Hasta ahora, las demandas sobre la cláusula suelo eran presentadas por los afectados en cada uno de los siete partidos judiciales de la provincia, por lo que, con la unificación, todo el volumen de casos pasa a concentrarse en Toledo.

Mil demandas anuales

La medida, puesta en marcha en todo el territorio nacional por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), —y que responde a la sentencia del Tribunal Europeo de Justicia que obliga a los bancos a devolver a los clientes esas cantidades «abusivas» en sus hipotecas—, ya ha motivado la queja, en forma de reclamación, ante el CGPJ de la Sala de Gobierno del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Castilla-La Mancha, que se opuso a la creación de estos nuevos juzgados «sin medios», subraya, en declaraciones a ABC el juez decano de Toledo, Juan Ramón Brigidano, miembro de la citada Sala de Gobierno del tribunal castellano-manchego.

Brigidano explica que «ahora asumimos una competencia provincial, aparte de la que ya asumíamos antes», y calcula que esto podría suponer la entrada de un millar de demandas anuales aproximadamente para un órgano que no llega a los cien juicios cada año. «Si entran 20 demandas al día se quedarán esperando porque eso es mucha demanda para no tener medios. Piense que un juzgado normal tiene unos 80 juicios al año y ¡estamos hablando de mil!», exclama el juez decano, quien confía en que a partir de este lunes se puedan hacer una idea del volumen de entrada de las demandas y arbitrar una solución.

Escaso optimismo

Solución ésta que, «haciendo un esfuerzo, y empezando a tramitar por la tarde con prolongación de jornada de los funcionarios», podría arbitrarse, solo en el caso de que el número de demandas por cláusulas suelo no sea excesiva: «No se puede tramitar una barbaridad de demandas solo con prolongación de jornada por la tarde. O dan medios o esto se hunde», añade el juez.

«De momento, no tenemos funcionarios para llevar a cabo esa función; lo único que hay es un juez adscrito en prácticas (que tampoco es la solución ideal) al que le han asignado un juzgado sin funcionarios, y son estos los que tienen que admitir las demandas, tramitarlas, darles traslado...porque eso no puede hacerlo el juez, cuya función es resolverlas», explica el juez decano.

Ante el poco optimista panorama que dibuja Brigidano de falta de estructura y medios materiales y humanos en este juzgado de nueva creación, el juez no es muy optimista en cuanto a la rapidez de las demandas por cláusulas suelo que se presenten a partir de ahora. En este sentido, dice que «ya lo adelanto, las demandas no podrán ser tramitadas a una velocidad razonable sin contar con medios», y los ciudadanos que están esperando su dinero por este concepto «tardarán mucho en recibirlo mientras este juzgado se colapsará».

600 demandas resueltas

El pasado año, el órgano del que es titular Juan Ramón Brigidano (Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Toledo) era el encargado de tramitar las demandas por cláusulas suelo. «El año pasado entraron unas 400 demandas y este unas 250. Muchas ya se han resuelto, unas 600», explica, y añade que alrededor del 90% de ellas, si no más, se falló a favor de los clientes de las entidades bancarias.

Así pues, la solución, según afirma el juez decano, pasa por que el nuevo juzgado, además de un juez, disponga de al menos cuatro funcionarios para llevar a cabo este trabajo, que se prevé voluminoso, algo de lo que a lo largo del día de hoy se confirmará atendiendo al número de demandas que entren en el juzgado toledano.