Paso de peatones, en la calle del Río Guadarrama, donde ocurrió el atropello
Paso de peatones, en la calle del Río Guadarrama, donde ocurrió el atropello - Luna Revenga

El presunto autor del atropello de una mujer queda en libertad con cargos tras comparecer ante un juez

El magistrado Jesús Yunta le imputa tres delitos: lesiones por imprudencia grave, omisión del deber de socorro y contra la seguridad del tráfico

El investigado, A. O. C., deberá personarse todos los lunes en el juzgado

ToledoActualizado:

El presunto autor del atropello de una mujer de 52 años en Toledo ha quedado en libertad provisional con cargos después de comparecer ante el magistrado titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 de la capital, en funciones de guardia este jueves. Tras tomarle declaración, el juez Jesús Yunta le imputa provisionalmente tres delitos: lesiones por imprudencia grave, omisión del deber de socorro y contra la seguridad del tráfico.

Como medidas preventivas, el magistrado ha establecido para el investigado, A. O. C., de 37 años, la obligación de comparecer todos los lunes en el juzgado y la retirada cautelar del permiso de conducir, según han confirmado a ABC fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha.

Antes de pasar a disposición judicial, poco antes de las seis de la tarde, la Policía local le ha tomado declaración en presencia de su abogada. El investigado, que fue detenido este jueves por la mañana, ha permanecido luego en los juzgados aproximadamente una hora. No ha transcendido si el hombre se ha declarado culpable ante el magistrado, aunque la Policía Local, con la colaboración de la Policía Nacional, ha reunido pruebas e indicios suficientes contra A. O. C.

La imputación provisional del juez Yunta se concretará a lo largo de la investigación judicial. Si se confirmara finalmente el delito de lesiones por imprudencia grave, la condena podría oscilar entre seis meses y tres años de prisión. Además, por el hecho de haber utilizado un vehículo a motor, se le podría imponer la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores de uno a cuatro años.

Por el delito de omisión del deber de socorro, la condena máxima podría oscilar entre seis meses y dos años, y una multa de seis a veinticuatro meses. Por último, el delito contra la seguridad del tráfico se castiga, según los supuestos, con penas de 1 a 5 años de prisión, una multa de 6 a 24 meses y la privación del derecho a conducir de 6 a 10 años.