Momento tras la toma de posesión de los nuevos miembros del Consejo Consultivo de Castilla-La Mancha
Momento tras la toma de posesión de los nuevos miembros del Consejo Consultivo de Castilla-La Mancha - H. FRAILE

Page quiere aprovechar el clima de consenso para reformar el Estatuto

También pedirá en la Conferencia de Presidentes abrir una agenda de estudio de armonización fiscal y lingüística

ToledoActualizado:

Sin duda el clima de entendiemiento entre Gobierno (PSOE) y oposición (PP y Cs) es mucho más elevado que en otras épocas. Solo hay que recordar el reciente y sorprendente acuerdo para la eliminación de limitación de mandatos para el presidente del Ejecutivo regional. De ahí posiblemente el anuncio que el presidente regional, Emiliano García-Page, ha hecho este jueves apuntando la posibilidad de que el Consejo Consultivo de Castilla-La Mancha tenga que pronunciarse en esta legislatura sobre un nuevo Estatuto de Autonomía, un asunto que «no es fácil», pero que se ha comprometido a trabajar para «tener las bases de un acuerdo sobre un amplio consenso».

Así los ha explicitado el presidente autonómico durante su intervención en el acto celebrado en las Cortes regionales de toma de posesión los nuevos miembros del Consejo Consultivo: Antonio Conde Bajén, Araceli Muñoz y Sebastián Fuentes.

García-Page ha indicado que para lograr el consenso, se va a tener en cuenta a todos los partidos parlamentarios y también aquellos sin representación parlamentaria, con el objetivo de «avanzar» hacia un nuevo Estatuto en el que se defenderá que Castilla-La Mancha «no es una región más guapa ni más lista, pero tampoco menos».

También ha planteado «ahondar en la legislación europea» para estudiar si esa normativa puede servirle a la región en situaciones de conflicto jurídico con otras comunidades autónomas.

A este respecto, García-Page, ha hecho referencia al asunto del agua, asegurando que «la legislación en Europa va mucho más» en la dirección que Castilla-La Mancha, que la que se aplica en España y confió en que en septiembre se tengan «noticias importantes» sobre agua.

El presidente autonómico ha valorado la labor que ha realizado el Consejo Consultivo desde su creación, porque «se le pide consejo y lo aporta en tiempo y forma» y además ha explicado que su cometido es «facilitar certidumbre jurídica», y ha defendido que el objetivo del Consejo Consultivo es que «cada norma y cada procedimiento jurídico se acomede a la legislación y a la Constitución» y así lo lleva a cabo.

Page no ve elecciones

También ha recordado que en estos momentos se está comenzado la andadura de la X Legislatura autonómica y aunque ha indicado que «no está claro» que vaya a comenzar la legislatura a nivel estatal, se mostró confiado en que sí arrancará y, por lo tanto, se van a poder «sortear las elecciones».

«Va a pesar más la idea de abrir paso a un nuevo tiempo seguramente con incertidumbres políticas, que no al de provocar incomprensiblemente una rectificación al electorado, porque no está bien decir a los electores que se han equivocado», ha vaticinado.

Por su parte, el presidente del Consejo Consultivo de Castilla-La Mancha, Joaquín Sánchez Garrido, ha dado la bienvenida a los nuevos miembros del organismo y ha agradecido la labor de quienes han dejado su cargo, en especial de José Sanroma, que durante sus 23 años de labor «ha quedado patente y de manifiesto» su trabajo en favor del Consejo Consultivo y «ha contribuido a crear un cuerpo doctrinal».

Sánchez Garrido ha propuesto que se tengan en cuenta «varios temas que vienen de lejos», como la actualización de la cuantía a partir de la cual es preceptivo el dictamen, que actualmente está en 600 euros y es el límite «más bajos de España», por lo que ha planteado revisarla.

También ha propuesto la inclusión de que sean preceptivo de dictamen todos los expedientes de responsabilidad patrimonial que transmiten las corporaciones locales, pues ha precisado que «algunas no lo hacen» y que «las solicitudes de las corporaciones locales pasen directamente al Consejo, evitando el trámite de aquellas que no tienen ninguna trascendencia de que pasen» por la Consejería de Hacienda y Administraciones Públicas.

Otras propuestas

En otro orden de asuntos, García-Page ha asegurado que planteará en la próxima Conferencia de Presidentes abrir una agenda de estudio acerca de la armonización fiscal de las comunidades autónomas y sobre el uso de las lenguas cooficiales. Page ha defendido a este respecto que el modelo de Estado autonómico ha sido el «principal acelerador de los cambios en el país» al «aproximar» los servicios públicos al ciudadano, si bien se ha mostrado partidario de revisar sus pautas de comportamiento.

«Al Estado autonómico le vendría bien hacer un mínimo examen de conciencia para saber qué cosas hay que modificar», ha afirmado el jefe del Ejecutivo castellano-manchego, antes de agregar que hay muchas normas regionales «generadas sin mala intención» pero basadas en «la competencia mal entendida o en la envidia insana».

Page considera esencial reflexionar sobre la armonización fiscal entre regiones y se ha preguntado: «¿Qué es eso de que las comunidades autónomas se pasen el día pidiendo más dinero para hacer demagogia fiscal?». Dicho eso, ha subrayado que el modelo autonómico no nació para «agrandar la brecha de oportunidades entre unos y otros».

Asimismo, ha pedido inaugurar una nueva etapa en la que el Estado con las comunidades autónomas inicien un diálogo no solo sobre la armonización fiscal sino sobre el uso de las lenguas cooficiales. «No soy contrario a que se hable el catalán en Cataluña o el valenciano en la Comunidad Valenciana pero sí soy contrario a que el idioma signifique una diferencia de igualdad de trato a los que hablamos el castellano», ha manifestado García-Page.

Para el jefe del Ejecutivo autonómico, es necesario proteger la diversidad y la pluralidad cultural de España pero no a costa de impedir el ejercicio de los derechos básicos de la ciudadanía, y puso como ejemplo la igualdad para presentarse a oposiciones públicas en algunas comunidades autónomas.

Las discrepancias del PP

Por su parte, el presidente del PP en Castilla-La Mancha, Paco Núñez, ha asegurado que en materia fiscal no le puede «sonar bien» lo que dice el presidente socialista, ya que «no está dispuesto a bajar impuestos» en la región. Según ha afirmado, la política del PP y la propuesta del PP de Castilla-La Mancha y del PP en el conjunto del país «va por la línea de bajar impuestos», recordando la bajada generalizada anunciada por Isabel Díaz Ayuso en Madrid o Juanma Moreno en Andalucía.

Por ello, ha dicho que va a haber dos comunidades que «nos rodean de manera muy importante por el norte y por el sur» con unos impuestos «tremendamente bajos» en comparación con los impuestos de Castilla-La Mancha.

«No compartimos la política fiscal del Gobierno de Castilla-La Mancha y exigimos al Gobierno de Page que aplique la misma rebaja impositiva que va a aplicar Díaz Ayuso en Madrid o Moreno en Andalucía» porque «no hacerla puede provocar la huída de ciudadanos y de empresas a las comunidades vecinas buscando menor presión fiscal frente a la forma que en la que le fríen a impuestos en Castilla-La Mancha».