El tren de Toledo a Madrid hace su recorrido en aproximadamente 33 minutos
El tren de Toledo a Madrid hace su recorrido en aproximadamente 33 minutos - ABC
INFRAESTRUCTURAS

El AVE Madrid-Toledo cumple diez años

Casi 14 millones de viajeros y un billete que ya ha subido cinco euros

La línea de Adif ha incrementado el número de trayectos un 50 por ciento, pasando de diez a quince diarios

TOLEDOActualizado:

El próximo día 15 de noviembre se cumplirán los primeros diez años desde que un tren de alta velocidad entrara, por primera vez, en la Estación de Ferrocarril de Toledo, un acontecimiento que supuso una auténtica revolución para el turismo y las comunicaciones de la capital regional. Desde entonces, la red de alta velocidad en España ha experimentado grandes avances que la convierten actualmente en la más extensa de Europa y en la segunda del mundo por detrás de China. En esta década, el servicio entre Madrid y Toledo ha logrado acumular casi 14 millones de viajeros y atraer miles de turistas y visitantes a la ciudad, una cifra altísima si comparamos con otras líneas, como la de Huesca-Madrid que en sus primeros diez años solo sumó 633.700 viajeros.

Renfe ha cuidado al máximo la línea de Toledo por su rentabilidad y, en este tiempo, se han incrementado las frecuencias, pasando de diez trenes diarios a quince, pero, por contra, se ha incrementado el precio del billete sencillo que comenzó costando tan solo ocho euros y ahora casi trece.

Esperando el AVE desde el 92

De la llegada del AVE a Toledo se estuvo hablando durante años en la ciudad, una notica que se convirtió en objeto de numerosas promesas electorales de los diferentes responsables políticos. Ya desde principios de los años 90, la ciudad comenzó a reclamar esta infraestructura porque, en 1992, se perdió la oportunidad de construir una lanzadera a Toledo aprovechando la línea de Madrid-Sevilla. Diez años después, el Gobierno de José María Aznar retomó el proyecto y se adjudicó la construcción de un nuevo acceso ferroviario de alta velocidad hasta Toledo de 21 kilómetros partiendo de la primera infraestructura en la comarca toledana de La Sagra.

En plena campaña electoral de las municipales de 2003, el expresidente del Gobierno José María Aznar colocó la primera traviesa del AVE Madrid-Toledo
En plena campaña electoral de las municipales de 2003, el expresidente del Gobierno José María Aznar colocó la primera traviesa del AVE Madrid-Toledo- ABC

Pero no fue hasta mayo de 2003, cuando en los almacenes traseros de la Estación de Ferrocarril de Toledo, se escenificó la puesta en escena de la llegada del AVE con la presencia de Aznar, que fue el encargado de colocar la primera traviesa del AVE, acompañado también por el ministro de Fomento, Francisco Álvarez Cascos.

En esos momentos, la empresa Necso-Entrecanales-Cubiertas, adjudicataria del tramo Toledo-Mocejón, ya estaba trabajando en su construcción. Fue un acto histórico y polémico. Faltaban pocos días para las elecciones municipales y autonómicas y Aznar se rodeó de un séquito de dirigentes y candidatos populares, como el entonces alcalde, José Manuel Molina, que repetiría en el cargo, y Adolfo Suárez Illana, que perdió frente a José Bono, que volvió a ganar las elecciones autonómicas, aunque ese día excusó su presencia porque dijo que no participaba «en actos que bajo la apariencia de oficiales encubran intención partidista o puedan interpretarse como propaganda electoral».

Dos años después, Bono, sin embargo, se convirtió en uno de los grandes protagonistas de la inauguración oficial. Fue en una mañana otoñal, gris y lluviosa, cuando José Luis Rodríguez Zapatero inauguró el 15 de noviembre de 2015 el tren de alta velocidad entre Madrid y Toledo, un acto que también derivó en un nuevo enfrentamiento entre políticos de distinto signo. En este caso, con el Gobierno de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, a quien no le fue dada la palabra en el acto de inauguración. Sin embargo, José Bono, que ya era expresidente de la Junta, y llevaba unos meses como ministro de Defensa, sí intervino en el acto celebrado en la Estación de Toledo, en donde también tomaron la palabra el entonces jefe del Ejecutivo, el presidente de Castilla-La Mancha, el socialista José María Barreda y la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez.

El expresidente José Luis Rodríguez Zapatero fue el encargado de inaugurar el 15 de noviembre de 2015. José Bono asistió en calidad de ministro de Defensa y expresidente autonómico
El expresidente José Luis Rodríguez Zapatero fue el encargado de inaugurar el 15 de noviembre de 2015. José Bono asistió en calidad de ministro de Defensa y expresidente autonómico - ABC

La jornada comenzó en la Estación de Atocha, en donde numerosas autoridades participaron en este primer viaje del AVE desde Madrid a Toledo. El desplazamiento hasta la bella estación neomudéjar de la capital manchega duró menos de 35 minutos. Eso fue el día de la inauguración. Al día siguiente, el primer trayecto para viajeros del AVE desde Toledo hacia Madrid trasladó el 16 de noviembre de 2005 a 135 pasajeros, y el segundo trayecto llevó a 185.

Pero no todo fueron parabienes para la nueva línea. Este día, mientras los políticos pronunciaban sus discursos, algunos vecinos pedían en la calle el soterramiento de la vía en el barrio de Santa Bárbara y los supervisores protestaban porque veían peligrar sus puestos de trabajo. Sin embargo, lo que más controversia provocó y sigue provocando es que con la llegada del AVE se eliminaron el resto servicios ferroviarios que operaban en Toledo hacia Aranjuez o Algodor, una estación que se quedó sin servicio comercial. Actualmente Toledo solo tiene acceso a la red de alta velocidad en ancho estándar, lo que imposibilita el transporte de mercancías y viajeros de otras procedencias que no sean de líneas de alta velocidad.

Frecuencias y trayectos

El tren de Toledo a Madrid sigue haciendo puntual su recorrido en aproximadamente 33 minutos. El modelo de tren de Renfe que suele realizar el trayecto es el Avant, que circula por las vías del AVE. Durante la semana el primer tren entre Toledo y Madrid sale a las 6.25 y el último a las 21.30. En fin de semana, el primero sale más tarde, a las 9.25 y el horario del último tren se mantiene como en los días laborables.

El día de mayor ocupación de los Avant es el viernes y los clientes se reparten casi a partes iguales entre las dos ciudades, siendo la relación entre la estación madrileña de Puerta de Atocha y Toledo la que tiene una ocupación ligeramente superior.