Juan Ramón Brigidano posa para ABC
Juan Ramón Brigidano posa para ABC - H. FRAILE

«Llego a la Audiencia con mis ideas pero quiero aprender de los de dentro»

Juan Ramón Brigidano toma este viernes posesión como presidente de la Audiencia de Toledo

Toledo Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Será un acto multitudinario el de este viernes, con la presencia de autoridades civiles y militares pero, también, de muchos compañeros de la administración de justicia, amigos y, especialmente, su familia. Hoy toma posesión como presidente de la Audiencia Provincial de Toledo Juan Ramón Brigidano, un juez muy valorado y querido en la ciudad que durante 20 años ha estado al frente Juzgado número 1 de Primera Instancia e Instrucción de Toledo y del Juzgado de lo Mercantil, uno de los más saturados de España. El próximo lunes será el primer día que tome verdaderamente el «pulso» a la Audiencia, ya que hasta ahora ha estado realizando el «alarde» en su antiguo juzgado, una especie de informe donde da cuenta de la situación en que deja este órgano judicial, un auténtico «aluvión de asuntos de las cláusulas suelo y de concursales complicados».

—Su toma de posesión coincide en el tiempo con la convocatoria de nuevas elecciones generales. Un gobierno en funciones afecta a las dotaciones en materia de Justicia. ¿Le preocupa este asunto?

Sí. El Ministerio está en funciones y sigue resolviendo, pero es verdad que en la medida en que no se tenga una legislatura larga, es más complicado. Hay determinadas cosas que debe afrontar quien sea el titular del Ministerio de Justicia con cuatro años por delante. En nuestro caso, se crea un juzgado nuevo en Toledo en abril de 2020, y ya es una decisión del ministerio la división de jurisdicciones, la dotación de los medios. Aquí está en marcha un proyecto de Instituto de Medicina Legal, y es una gran decisión que no puede tomar un ministerio en funciones. La dispersión de sedes en Illescas, en Torrijos..., hay cosas que son importantes y no pueden estar prorrogadas. La administración de justicia requiere una cierta estabilidad.

Un día antes de tomar posesión, ¿cuál es su estado de ánimo, cómo afronta esta nueva etapa de su vida profesional?

Bueno, pues contento, ilusionado. He querido siempre que las cosas funcionen, pero abajo (en el juzgado) trabajas a un ritmo bastante menos sosegado del que se desea para lo que es un servicio público, y menos en el tipo de juzgado del que he sido titular. Ahora hay que levantar la cabeza, ver la figura provincial y qué se necesita, no solo en Toledo y en la propia Audiencia, sino en toda la provincia. Siempre he tenido ganas y se me ocurren ideas de cómo podría mejorar todo. Evidentemente, estamos en un momento de cambio, nuevas tecnologías, vemos las cosas de otra manera.

¿Ha pensado ya en hacer algún cambio en la Audiencia en ese sentido?

—Tengo que entrar y ver cómo está porque yo vengo ya de un juzgado con papel cero, necesariamente con papel cero, no es que yo fuera un creyente, pero si no se funcionaba así el juzgado de condiciones generales se hubiera hundido. El problema es que la Audiencia recibe cosas tramitadas desde hace tiempo, lo que se llaman híbridos, —papel y no papel—, y la decisión aquí es más compleja que la que tiene un juzgado de inicio que ya puede ordenar el asunto. Mi vocación es que las cosas funcionen.

¿Qué le diría a la población de Toledo con respecto a la consideración que tiene de la administración de justicia?, ¿puede darles a los toledanos algún tipo de esperanza?

Pues sí. Lo voy a decir mañana (por hoy,) pero en la convocatoria de las plazas de la Audiencia Provincial de Toledo una de las cuestiones a valorar de los que hemos querido entrar era la mejora de la imagen de la administración de justicia como servicio público. Si las cosas tardan y el ciudadano quiere que se resuelvan, no es aceptable establecerse en la autocomplaciencia. Con pequeños cambios y no demasiado costosos, se podría arreglar, pero es verdad que hay un gran desconocimiento. Pero le digo que aquí se trabaja mucho y bien, y yo creo que hay una parte de la sociedad que desconoce ese trabajo, y sobre todo se destaca la parte que chirría respecto del trabajo callado de cientos y miles de resoluciones.

Pero ante la ignorancia que hay del asunto a nivel social, ¿no sería positivo darlo a conocer mejor?

—Yo tengo un poco de recato en estar hablando de nuestros méritos, pero creo que el trabajo diario al final las personas que están esperando una respuesta y funciona, lo valoran, y ahí funcionará el boca a boca. Es la vía de los hechos y no de las palabras. El principio de transparencia y de comunicación es una de mis prioridades, pero no como un maquillaje sino para conocer la verdad. No estamos aquí para disculparnos sino para poner medios y dar hechos.

¿Qué más dirá en su toma de posesión?

—Como en todos los discursos, hay una parte profesional, decir lo que soy y lo que vamos a hacer, y luego hay una parte personal que tiene que ver con las personas que me rodean, mi familia, mis amigos y las personas que faltan, como mi padre...Necesito decirles algo. A partir del lunes trabajaré en ver qué se necesita; yo vengo con mis ideas pero quiero aprender de los que están en la Audiencia.

En la última entrevista concedida a ABC, nada más conocerse su nombramiento, abogó por acortar los tiempos de respuesta en la Audiencia Provincial de Toledo.

—Efectivamente, debemos hacerlo porque es lo que la sociedad espera de nosotros, que lo resolvamos, y que lo resolvamos tal y como lo estamos haciendo. Yo creo que la gente está conforme con la calidad y el estudio que se da a los casos, aunque no esté tan conforme con el tiempo de respuesta.

¿Cómo solucionará la enorme acumulación de asuntos de las cláusulas suelo?

—Debemos darle una solución organizativa, pero no podemos hacerlo por nosotros mismos, necesitamos pedir refuerzos y se necesita ampliar la plantilla. Y se precisa de un planteamiento organizativo distinto, no por orden cronológico de los casos sino por materias.

Pero, claramente no dispone del personal necesario para abordar su nuevo proyecto.

Cuando se habla de refuerzos se habla de los magistrados que están aquí en la Audiencia, pero si no hubiera personas voluntarias suficientes también se abriría a los magistrados de la provincia. En Ciudad Real ellos lo han resuelto perfectamente con la propia gente de la Audiencia y creo que un magistrado de fuera. Aunque debo decir que Ciudad Real no tiene el número de procedimientos que hay aquí; en Ciudad Real son 150.000 habitantes menos que en esta provincia.

Aquí, n Toledo, los asuntos de las cláusulas suelo multiplican por dos el total de los que entran en la Audiencia, un dato impactante.

—Y se agrupan en una sección solo, por materia competencial. No es posible que vayan a las dos secciones porque es legal, hay una ley de 2015 donde se determina que en materia de condiciones generales, que antes eran Mercantil, se sigue la competencia de la sección de la audiencia que lleva la competencia mercantil. Y al no tener solución, hay que reforzar estrictamente esa sección en esa materia.

¿Recuerda exactamente el número de casos de cláusulas suelo que están en la Audiencia?

—Perfectamente, porque he sido titular del juzgado que desde mayo de 2017 las remite en exclusiva a la Audiencia. Estamos hablando de que solo en un año se remitieron mil asuntos. Fuera de las cláusulas suelo, estaríamos hablando de entre 500 y 600; es decir, 500, que es la entrada ordinaria, más mil, que es lo que hace que una sección triplique a la otra por esta materia.

Y eso provoca que se retrasen muchísimo los señalamientos de juicios.

—Claro, y por ello lo que hay que hacer es discriminar, organizar, porque digamos que no es una materia que tenga una trascendencia social determinada, no es Familia, no es Menores. Hay que darle un trato considerado, evidentemente, y hay que resolverlo, pero hay que resolverlo sacando ese cómputo del resto del cómputo para que no haya perjuicios.

¿Cuántos magistrados hay ahora mismo en la Audiencia de Toledo?

—Está en fase de ordenación porque igual que salió a concurso mi juzgado cuando quedó vacante tras mi marcha, también ha salido a concurso una plaza nueva de la sección primera de la Audiencia. Y hay que reordenar todo porque también había una plaza de refuerzo que me concedieron y que no he tomado con el tema de la presidencia, con lo cual son dos plazas. Ahora estaríamos cuatro magistrados en cada sección pero con una posibilidad de que sean 5 cuando se cubra la plaza a final de mes, y que irá a la sección primera, la que lleva las clásulas.

¿Cuánto tarda un asunto de cláusula suelo en resolverse desde que llega a la Audiencia?

—Ese dato necesito saberlo cuando tome posesión. Yo he hecho un estudio externo de las necesidades, de la posibilidad de que esos mil asuntos se resuelvan en el mismo año.

¿Cuánto tardaban en el juzgado?

—Se lo puedo decir perfectamente con datos de ayer mismo. Estarían admitiendo las demandas de noviembre y diciembre de 2018, y estamos en septiembre de 2019. Hay un aluvión enorme y se van acumulando, aunque hay una bajada. No estamos ya en las 4.000 demandas anuales sino en las 2.000, pero lo normal es que un juzgado tenga 200.

Al margen de la cláusulas suelo, ¿qué otros auntos le preocupan susceptibles de mejora en la Audiencia?

—Ahora mismo habría dos cosas pendientes, que están cronificadas. El Social sería la creación más urgente, el Juzgado de lo Social de Toledo, porque hay un refuerzo desde hace muchos años y no es una cuestión meramente coyuntural sino estructural. Y luego habría que darle una vuelta también al tema de la Violencia sobre la Mujer en materia de compatibilidad de funciones. En la ciudad hay un un juzgado número 5, hay otro en Talavera, y cada partido judicial tiene el suyo. También me procupa mucho la dotación de psicólogos en materia de Familia. Me dicen que ahora solo hay uno para toda la provincia, porque el otro se ha trasladado. Y se trata de dilaciones de años y estamos hablando de una materia muy sensible.