Victoria Benavente y Amancio Pablos, propietarios de «Hoy Libro»
Victoria Benavente y Amancio Pablos, propietarios de «Hoy Libro» - Ana Pérez Herrera

Libros con otra oportunidad

Abre en el Casco Histórico de Toledo una tienda de libros seminuevos, un espacio con muy buenos precios y que quiere servir como lugar de encuentro y participación

ToledoActualizado:

Cuando es habitual ver cómo se cierran negocios en el Casco Histórico de Toledo, que inauguren una librería no deja de ser sorprendente y más cuando se trata de un mercado amenazado por las grandes superficies y las descargas ilegales. Pero nada de eso ha detenido a un matrimonio de periodistas que han trabajado durante 20 años en plataformas digitales, productoras, emisoras de radio y elaborando estudios y análisis de audiencias.

Amancio Pablos y Victoria Benavente, que se conocieron haciendo un doctorado en la Universidad Complutense de Madrid, siempre tuvieron en mente esta idea y tras barajar otras zonas del país, se decidieron por Toledo. Vendieron su casa de Madrid y han comprado otra en Toledo, además del local de dos plantas donde han instalado «Hoy Libro», junto a la calle Santo Tomé, en plena Judería.

«Nos decidimos por Toledo por su importante pasado histórico y cultural y porque no había nada de estas características. La gente no lee en papel por el precio y por el espacio», explica Victoria Benavente.

Pero en esta tienda de libro seminuevo, que lleva abierta tres semanas, los precios son muy asequibles. «Cuantos más libros te llevas, mejor precio te hacemos», comenta Amancio Pablos, pues se puede adquirir un libro por 3,5 euros, dos por 6,5 euros y cinco ejemplares por 12 euros.

Para los propietarios de «Hoy Libro» es muy satisfactorio que un ejemplar vuelva a ser utilizado pues creen que la vida de un libro no termina cuando acabas de leerlo, sino que tiene otra oportunidad. La tienda se une a la práctica de una economía circular que respeta y cuida el Medio Ambiente (las estanterías de la librería están fabricadas con madera de bosques sostenibles). «Reducir, reutilizar y reciclar, ofrecemos nueva vida al papel», dice Pablos.

Los fondos, unos 5.200 volúmenes, provienen de librerías que cierran o de lotes grandes que se venden por internet, todos impecables, publicados a partir de 1990. «Tenemos literatura juvenil, colecciones de arte, novelas, ensayo, géneros diversos, pero lo que nunca encontrarán aquí son enciclopedias o libros de texto», subrayan los propietarios.

A sus clientes tratan de orientarlos o acercalos al libro que más se aproxima a su pretensión, después de dejar al visitante que recorra las estanterías de tres salas «en libertad».

Pero no solo pretenden que la librería sea el escenario de la compra y venta de ejemplares de papel. También que sirva como lugar de encuentro y participación, con talleres, tertulias y clubes de lectura que alienten al intercambio de ideas y opiniones.

La nueva librería atrae a lectores que buscan títulos clásicos que nunca leyeron o novedosos y muchos turistas nacionales que ven en el precio una oportunidad para hacerse con una buena colección. «Son más que libros de segunda mano, porque cada volumen encierra entre sus páginas la historia de cada lector por cuyas manos ha pasado, que buscan lectores nuevos, libros con una nueva oportunidad de ser vividos».