Estado de las obras, este martes en una zona del hospital
Estado de las obras, este martes en una zona del hospital - Ana Pérez Herrera

El hospital sigue «su» marcha

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, recorre las tripas del nuevo hospital de Toledo, que estará en funcionamiento a primeros de 2020

ToledoActualizado:

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, y la alcaldesa de la capital regional, su compañera de partido Milagros Tolón, salieron este martes con una sonrisa después de visitar las obras del Hospital Universitario de Toledo, retomadas en abril de este año y cuyo esqueleto, ya avanzado, se levanta en el barrio de Santa María de Benquerencia, a menos de un kilómetro de donde vive la regidora municipal. «Me voy contenta, presidente, porque soy vecina del Polígono, paso por aquí casi a diario y no me podía imaginar lo que se está haciendo dentro del hospital», dijo a García-Page durante su intervención al finalizar el recorrido.

Para entonces, la viceportavoz del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Toledo, Claudia Alonso, había restado importancia a la visita de García-Page y Tolón. «Han organizado un acto de campaña electoral de cara a las primarias del PSOE que ha sido un teatro», censuró Alonso. «No han podido visitar ninguna obra, porque no se ha puesto ni un ladrillo y no hay obras, siguen moviendo y adecuando los terrenos, que es para lo único que Tolón ha concedido la licencia a Page», aseguró la representante del PP.

Jornadas de puertas abiertas

Sin embargo, tanto el presidente de Castilla-La Mancha como el consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, afirmaron una hora más tarde a los periodistas, después de terminar la visita por el recinto en obras, que «se están cumpliendo los plazos» de los trabajos. Así, y según las previsiones marcadas en el plan de obra, el nuevo hospital estará en funcionamiento a primeros de 2020. El director facultativo de los trabajos, Luis González Sterling, lo confirmó: «La obra va según los plazos marcados y las certificaciones, también».

Guiados por González Sterling, el itinerario del presidente de la región y de la alcaldesa de Toledo por las tripas del futuro hospital se prolongó cuarenta minutos. «Pretendo visitar las obras periódicamente y agradezco que [Luis González Sterling] haya aceptado hacer un conjunto de visitas selectivas y jornadas de puertas abiertas controladas», anunció García-Page. «Porque, francamente, es de una enorme hermosura para un ciudadano de Toledo y de la región, para cualquier contribuyente, poder ver las tripas de algo que usará como visitante o como usuario», justificó el presidente, una de las 92 personas que engrosaron la comitiva, entre políticos, periodistas y representantes de las tres empresas constructoras (la UTE formada por Acciona, OHL y Concesiones Viarias Dos).

Las autoridades, durante su recorrido por las obras
Las autoridades, durante su recorrido por las obras - Ana Pérez Herrera

Ese casi centenar de personas representó cerca de una tercera parte de los 338 operarios que trabajan en la obra, de los que 67 son personal técnico y el resto, obreros. La cifra de empleados aumentará hasta 500 en noviembre y llegará al millar en diciembre, según aseguraron los representantes de las empresas constructoras al presidente regional y a la alcaldesa.

Los halagos de Tolón y García-Page a la evolución de los trabajos se sucedieron después de escuchar al consejero de Sanidad que la obra aumentará en 23.000 metros cuadrados, además de oír algunas de las mejoras introducidas en el nuevo plan funcional con el incremento de 47 millones de euros en el presupuesto, de los que 37 estarán dedicados a la actividad asistencial. Así, las unidades de cuidados intensivos (UCI) pasarán de 47 boxes a 62; la unidad de recuperación posquirúrgica se aumentará de 15 a 52 puestos o las UCIs pediátricas crecerán de 6 a 10 puestos, el mismo número que en neonatología. Los locales para consulta se incrementarán de 244 a 368 y los quirófanos pasarán de 26 a 39, mientras que en urgencias habrá 40 puestos de observación, 30 de preingreso y 21 consultas.

A ello se sumará la puesta en marcha de servicios de unidades que no estaban previstas, hospitales de día, unidad de dolor, otra de ictus o salas individuales para parturientas.

En Radiología, la mejora consistirá en evitar a los pacientes un viaje de 500 metros para que se les hiciese una simple placa, como se pretendía en el proyecto del anterior gobierno, liderado por María Dolores de Cospedal (PP). «Hoy estamos satisfechos porque los castellano-manchegos tenemos un hospital como nos merecemos», sentenció el consejero de Sanidad.

Un fotógrafo toma una imagen de las obras
Un fotógrafo toma una imagen de las obras - Ana Pérez Herrera

Las alusiones de Page, Tolón y Sanz al mandato «popular» no faltaron en sus intervenciones. «Tengo que decir, presidente, que el hospital ya debería estar terminado y funcionando porque, no nos podemos olvidar, si estas obras no hubiesen sido paradas por el gobierno anterior, el hospital podría estar abierto hoy», aseguró la alcaldesa mirando fijamente a los ojos de García-Page.

Para el presidente de Castilla-La Mancha, «ha merecido la pena tantas idas y venidas [con el proyecto], aguantar la presión, la demagogia y un cierto populismo». También manifestó su «enorme orgullo» por estar presenciando la «mayor operación de impacto social, económico y urbanístico de las que puede haber en una ciudad en mucho tiempo», ya que al Hospital Universitario de Toledo se unirá el parque temático «Puy du Fou». «Ojalá pudiéramos decir en otros lugares de la comunidad autónoma que el futuro está tan claro como en Toledo. Aquí tenemos tajo, tarea, proyecto... para mucho tiempo», aseveró.

Y aludió a la reunión que mantendrá próximamente con el presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy, a quien «le he preparado un dossier tremendo», en el que no faltarán los accesos de la A-42 y N-400 al nuevo hospital, la mayor obra civil en Castilla-La Mancha en estos momentos.