En la planta baja de este edificio de Torrijos trabajó Salvador hasta junio
En la planta baja de este edificio de Torrijos trabajó Salvador hasta junio - Luna Revenga

La Guardia Civil sospechó del empleado desleal de la Diputación de Toledo antes del verano

Salvador trabajaba en Torrijos y no era funcionario, sino personal laboral sin plaza en propiedad

ToledoActualizado:

Salvador, el exempleado de la Diputación de Toledo detenido por colaborar con una red internacional que «clonaba» vehículos robados, estuvo en el punto de mira de la Guardia Civil desde antes del verano.

Un día de primavera, agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) se personaron en el número 4 de la calle Real de Toledo. Aquí están las dependencias centrales del Organismo Autónomo Provincial de Gestión Tributaria (Oapgt), dependiente de la Diputación de Toledo, que recauda los impuestos de la mayoría de los ayuntamientos de la provincia.

Los guardias civiles, vestidos de paisano, solicitaron la colaboración de la administración y pidieron discreción. «Y en esos términos nos hemos movido desde entonces», aseguró este jueves a ABC el presidente del Consejo Rector del Oapgt, Ángel Luengo, diputado del Área de Transparencia, Hacienda y Buen Gobierno de la Diputación, quien no supo precisar qué día se personaron los agentes de la UCO.

En la sede central del Oapgt, los investigadores de la Guardia Civil explicaron que había una investigación abierta para esclarer unos presuntos hechos y que sospechaban de un trabajador del organismo, pero no desvelaron su nombre ni el contenido de la operación. «Les facilitamos documentación y acceso a registros, colaboramos en todo lo que nos reclamaron, dentro de los parámetros de la ley», explicó Luengo.

De Illescas a Torrijos

Salvador comenzó a trabajar para el Organismo Autónomo Provincial de Gestión Tributaria de Toledo hace muchos años, aunque Luengo desconocía cuánto tiempo. Cuentan en la Diputación que Salvador formaba parte de los «101 dálmatas», el grupo formado por más de un centenar de empleados públicos que entraron a trabajar en la institución bajo el mandato del socialista José Manuel Tofiño y se convirtieron en indefinidos. Su sustituto, Arturo García-Tizón (PP), intentó despedir a muchos de ellos, pero no lo hizo por las altas indemnizaciones.

Además de su sede central en Toledo, el Oapgt cuenta con otras siete oficinas repartidas por la provincia: Talavera de la Reina, Quintanar de la Orden, Ocaña, Mora, Madridejos, Illescas y Torrijos. Estas oficinas prestan servicio a 192 municipios de los 204 que tiene la provincia. Ofrece atención económica y técnica a los ayuntamientos, así como asistencia a los contribuyentes.

Salvador trabajó en la oficina de Illescas antes de llegar a la de Torrijos, ubicada en el número 7 de la calle Año de la Ciencia. En este edificio compartido por varios organismos públicos, las dependencias del Oapgt ocupan la planta baja. La responsable de la oficina declinó hacer declaraciones a ABC. «Nuestros susperiores nos han ordenado no hablar», respondió.

Luengo explicó que el detenido no era funcionario de carrera, sino que formaba parte del personal laboral, una figura parecida a un funcionario interino sin plaza en propiedad. Realizaba tareas propias del Oapgt, como la recaudación de impuestos y la atención al público. Tenía acceso a la bases de datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), ya que el Oapgt se encarga de cobrar el impuesto de circulación de vehículo. Salvador facilitaba así información de automóviles legales a la organización internacional para «clonar» la identidad de los robados, según la UCO.

«Alegó motivos personales»

Salvador, que vivía en Quismondo -población cercana a Torrijos-, renunció a su plaza en junio voluntariamente. «Alegó motivos personales y se marchó», señaló el presidente del Consejo Rector del Oapgt, quien afirmó no conocer el nombre del exempleado. «Seguro que se sentía observado y por eso se marchó», especuló un trabajador de la Diputación. Sin embargo, después de irse, utilizó a tres antiguos compañeros para conseguir la información que él ya no podía obtener de las bases de datos.

Luego Salvador fue detenido en una localidad de España que la UCO no ha precisado. Entre sus compañeros se habla de que se marchó al norte del país, adonde se habían ido sus familiares más directos hacía un tiempo. No obstante, Salvador decía en agosto a sus vecinos de Quismondo que se había trasladado a Illescas para trabajar en un concesionario de vehículos. En cualquier caso, el exempleado del Oapgt se encuentra entre los 19 detenidos en la operación «Histórico», que ha desarticulado una red acusada de «clonar» 85 vehículos robados y de haber obtenido más de 1,5 millones de beneficio ilícito.