Un grupo de turistas participa en un Free Tour
Un grupo de turistas participa en un Free Tour - Cuéntame Toledo

Free Tours: turismo de calidad, libre y accesible

Todos los guías son oficiales

ToledoActualizado:

La Asociación de guías e historiadores Cuéntame Toledocumple cinco años enseñando la ciudad de Toledo con un particular estilo que les ha valido ser la iniciativa mejor situada en el sector, con más de 1.300 opiniones en Tripadvisor muy por delante de sus competidores. Viajeros, agentes, turistas y toledanos coinciden en señalar a esta asociación como la más respetuosa con la historia de Toledo y sus vecinos. El secreto de su éxito lo tenemos que buscar en varios aspectos, que no les importa compartir.

Así nos lo cuenta su fundador, Manuel Palencia: «Nuestras rutas están diseñadas con un contenido riguroso históricamente, desde el respeto a la Historia de la ciudad: incluso nuestra ruta más mágica es, en realidad, una historia de la magia en la ciudad, no un cúmulo de fenómenos paranormales y esotéricos inexplicables».

Además, esta asociación de guías que se organiza como si de una cooperativa se tratara es «sin ánimo de lucro» puesto que la anima el espíritu del servicio público: «Realizamos visitas gratuitas para colectivos desfavorecidos, rutas accesibles para el Hospital Nacional de Parapléjicos, para Down Madrid, Avafis, y, por supuesto, nuestra ruta estrella: el Free Tour». Este verano, por ejemplo, van a colaborar con un proyecto de Erasmus + de accesibilidad de los servicios turísticos liderado por Matadero LAB.

«No tenemos beneficios, estos son revertidos a la sociedad toledana: financiamos eventos como el Festival de Poesía Voix Vives, Matadero LAB, las exhibiciones de esgrima antigua, investigaciones, publicamos libros,…y, por supuesto, pagamos nuestros impuestos: todos estamos contratados y nuestras cuentas están en la Agencia Tributaria». Esto también les permite innovar constantemente en nuevas tecnologías: de hecho, esta es otra de las claves de su éxito, al igual, que apostar por los grupos reducidos.

Free Tour

Cuéntame Toledo divulga el patrimonio toledano desde muchos formatos de ruta, aunque quizás la que más éxito de público tiene es el «Free Tour», precisamente por ese concepto de «ruta de precio libre» o, como dicen los americanos, «pagar después de ver». En Toledo hay otras iniciativas como el Free Tour en eventos culturales: es la llamada taquilla inversa. El público, en este caso el viajero, hace la ruta, evalúa el trabajo del guía y le paga según le ha seducido su buen hacer. «Es una herramienta fantástica de formación de guías: nos permite seguir aprendiendo el arte de guiar: se premia por ejemplo el orden del grupo, la atención al entorno, los grupos reducidos, el respeto a los vecinos, también no tomarles por tontos a los viajeros. Otros Free Tours son un conjunto de chistes o una aproximación casi infantil a la historia, nosotros hacemos una ruta seria, de calidad».

Nos cuentan que algunas personas se van sin aportar nada. «En estas ocasiones lo que nos tenemos que plantear es qué hemos hecho mal, si es el caso, o también qué tipo de persona es: con nosotros vienen muchos estudiantes, familias de muchos miembros con pocos recursos, guías que se están formando, si tuvieran que desembolsar lo que vale una ruta no podrían ni siquiera plantearse hacerla: nosotros cubrimos ese espacio».

Guías oficiales

Los guías de los Free Tours son guías oficiales. La mayoría de guías de Cuéntame Toledo tienen estudios superiores. «Somos muy exigentes con la formación y los conocimientos de un guía: un guía tiene que saber historia y querer seguir sabiendo: es un investigador». En la actualidad, la instrucción 1/2017, de 3 de abril, de la Dirección General de Turismo ordena el régimen jurídico de los Free Tours y obliga a que también los guías de estas rutas sean oficiales - de Castilla La Mancha, Andalucía o Francia, pero oficiales.

«Para nosotros es un contrasentido: en todos estos años hemos visto pasar a muchos guías por Cuéntame Toledo y los mejores eran los que procedían de carreras superiores, salvando honrosas excepciones. Los historiadores deberían tener el carnet nada más licenciarse, con el CAP, por ejemplo. Y, sin embargo, no es así y en esta carrera el nivel de paro es altísimo: es incongruente. Por ejemplo, ahora tras un modulo de año y medio en el que no se da nada de contenido en historia y arte puedes tener la habilitación de guía. O si te presentas a un examen en Andalucía o Canarias o ahora Valencia y te aprendes esas comunidades, puedes guiar Toledo. Nosotros tenemos que enseñar a ser guías a muchos guías empleando un esfuerzo increíble que no nos garantiza que luego vaya a repercutir en nuestra asociación: ¿Se imaginan un médico al que haya que enseñar a ser médico una vez acabados sus estudios? Es surrealista».