Izquierdo afirma que el farmacéutico tiene mucho que aportar al proyecto asistencial
Izquierdo afirma que el farmacéutico tiene mucho que aportar al proyecto asistencial

«Nos falta un mecanismo de comunicación entre el médico y el farmacéutico»

Entrevista a Francisco José Izquierdo, nuevo presidente del Consejo de Colegios Oficiales de Farmacéuticos de Castilla-La Mancha

ToledoActualizado:

Aronta cuatro años al frente del Consejo de Colegios Oficiales de Farmaceúticos de Castilla-La Mancha y su segundo y último mandato como presidente del Colegio de Farmaceúticos de Ciudad Real. Francisco José Izquierdo Barba (Socuéllamos, Ciudad Real) quiere seguir avanzando en beneficio de los pacientes. Y para ello, además de la formación continua del colectivo, reclama herramientas desde la administración como el acceso al historial farmacológico del paciente y un canal de comunicación bidireccional con los médicos.

¿Qué retos tiene tras ser elegido presidente del Consejo de Colegios Oficiales de Castilla-La Mancha?

Los retos son seguir trabajando por el farmacéutico en Castilla-La Mancha y por el paciente que es nuestro verdadero motor. Al fin y al cabo entendemos que el farmacéutico tiene mucho que aportar al proyecto asistencial y al Sistema Nacional de Salud y la obligación de tender la mano a la administración para colaborar en todo aquello que sea trabajar en lo suyo, es decir, en todo lo concerniente al medicamento y en lo que pueda beneficiar al paciente como son planes de promoción de la salud y de prevención de la enfermedad.

¿Cuál es la situación del colectivo y qué echan de menos en Castilla-La Mancha?

Siempre tenemos unas demandas permanentes. Para ejercer nuestra labor nos hace falta herramientas como un mecanismo de comunicación bidireccional entre el médico y el farmaceútico, que se habilite porque el mecanismo existe sobre todo en muchas zonas rurales. Se podría habilitar a través de una herramienta que ya existe que es la receta electrónica, sería lo más rápido y efectivo para mejorar la comunicación fundamental entre estos dos profesionales. Y por otro lado, necesitamos también el acceso al historial fármaco-terapeútico del paciente, saber en todo momento qué es lo que toma para poderle hacer un seguimiento de su medicación y evaluar la seguridad y efectividad de su tratamiento.

Una de las preocupaciones del colectivo son las Farmacias de Viabilidad Económica Comprometida (VEC). ¿Qué medidas pueden tomar?

En los últimos años hemos visto en en Castilla-La Mancha incrementadas el numero de farmacias VEC un 21% y un 26% se encontrarían en una situación de pre-VEC. En los años de crisis la farmacia, representando aproximadamente el 15% del gasto en medicamentos, ha generado el 44% de los ahorros del sistema sanitario. Esto nos deja 175 farmacias en riesgo real, de las que 102 son únicas en sus municipios y 52 se encuentran en municipios sin consulta médica. Seguir desarrollando medidas que azoten la estabilidad de la farmacia puede afectar a 90.000 pacientes de nuestra región que se quedarían sin farmacia en su municipio y a 23.000 pacientes que no tendrían ningún profesional sanitario cerca. Por eso es importante cuidar un modelo de farmacia que asegura que el 99% de los ciudadanos tengan un profesional sanitario, el farmacéutico, en su lugar de residencia.

¿Le ha faltado algo a la Ley de Farmacia?

En principio no la valoramos como algo negativo. Siempre se intentan dar pasos para mejorar y nuestra obligación es seguir trabajando. Todo aquello que sea mejorar la capacidad asistencial del farmacéutico debe primar en las leyes y se debe incluir también en los textos, y de momento no se mete de forma tan abierta como nosotros creemos que debería.

Hay un asunto que inquieta especialmente al paciente, el desabastecimiento

Trabajamos muy estrechamente con el Sescam sobre este problema. El desabastecimiento es un tema que está pasando en todo el mundo. Que se concentre la producción de un principio activo en una sola planta, que haya una demanda puntual y se rompa el mercado, o el precio -en España es menor-, son algunas de las causas que provocan que en un momento dado estemos desabastecidos de un medicamento. Pero el farmacéutico sin ser parte de la causa del problema, sí se convierte en parte de la solución. Desde el Consejo Nacional hemos desarrollado una herramienta que utilizamos con el Sescam, una aplicación que detecta y predice ese desbastecimiento. Nuestra aplicación, Cismed, tiene como ventaja que detecta el desabastecimiento en el punto de la demanda, que es en la farmacia. Hemos puesto a disposición del Sescam esta herramienta. Les pasamos datos al objeto de solucionar el desabastecimiento con un cambio en la prescripción. El problema es cuando la receta no es válida para sustituir y tiene que entrar el médico en juego. Entonces hay que generar avisos al médico sobre la prescripción y sugerirle otro de las mismas características.

El farmacéutico, como otros profesionales, necesita una formación continua. ¿Qué hacen desde el Consejo?

El farmacéutico como profesional sanitario tiene que estar reciclándose desde que termina la carrera y esta faceta la cumplen muy bien las universidades y también la asumen los colegios profesionales. Yasí lo hacemos y creo que con bastante éxito. Nos centraremos en incrementar esa formación y que sea de más calidad. Trabajaremos también con la Universidad de Castilla-La Mancha y la decana de la Facultad de Farmacia para establecer nexos o colaboraciones.