En el círculo, la zona del desprendimiento - Luna Revenga | Vídeo: Leslie llega a España y, en Toledo, provoca la caída de parte de una cornisa de la catedral ATLAS

Se desprende una pieza de unos 100 kilos de la torre de la catedral de Toledo

No ha habido daños personales, aunque unos operarios de limpieza pasaron minutos antes por la zona

ToledoActualizado:

Una pieza de granito de unos 100 kilos de peso irrumpió este domingo, al amanecer y como caída del cielo, en la calle Arco de Palacio, en una de las entradas a la plaza del Ayuntamiento de Toledo, justamente en la base de la torre de la catedral de Santa María, que mide 86 metros.

En realidad, el pesado fragmento se había desprendido de la parte baja del campanario de la única torre del templo primado, concretamente de una de las cornisas. El fragmento de granito, un ángulo desgajado desde una altura de unos 40 metros, se rompió en varios trozos al impactar primero en una cornisa y luego contra el suelo. Eran pasadas las siete y media de la mañana.

Media hora antes había habido una pequeña tormenta de aire y lluvia, que podría haber terminado por despegar de la torre la pesada pieza. Esta probabilidad será confirmada o no por los informes de los servicios municipales, que serán remitidos luego al Arzobispado, propietario del edificio.

Un bombero trabaja desde la autoescala en una cornisa situada por debajo del campanario
Un bombero trabaja desde la autoescala en una cornisa situada por debajo del campanario - Luna Revenga

En esta ocasión, la casualidad no jugó una mala pasada. «Afortunadamente, no ha ocurrido ninguna desgracia, ni personal, ni material, más allá de la caída de la piedra», dijo el concejal de Seguridad Ciudadana, Juan José Pérez del Pino.

No hubo daños personales porque a esa hora de la mañana no había apenas peatones por la plaza, aunque unos empleados de Valoriza, la empresa concesionaria del servicio de limpieza municipal, estaban trabajando por la zona. «Menos mal que no ha ocurrido nada, porque nuestra furgoneta había pasado un poco antes por la zona donde ha caído la piedra», contó un trabajador a Efe.

Precisamente, uno de esos empleados de limpieza, conductor de esa furgoneta, avisó a la Policía local. Los bomberos municipales llegaron a continuación con varios vehículos oficiales, algunos pintados con expresiones contra la alcaldesa de la ciudad, Milagros Tolón, porque no cede a sus reivindicaciones.

Los bomberos emplearon su autoescala, que tiene un brazo articulado con una longitud máxima de 32 metros, para poder examinar la zona desde donde se había producido el desprendimiento. Sin embargo, la pieza había caído desde unos metros más arriba, lo que obligó a los bomberos a lanzar cuerdas desde el campanario para rapelar. De esta forma pudieron descender hasta la parte de la fachada donde se había producido el desprendimiento, en una de las cornisas, para sanearla. Por seguridad, decidieron quitar otras piezas que estaban sueltas y también en riesgo de desgajarse de la torre, entre ellas una columna.

Gracias a la autoescala, los bomberos pudieron comprobar que había algunas piezas sueltas en una cornisa situada más abajo, a una altura de unos 30 metros, por lo que también procedieron a sanear la zona. Finalmente, los trabajos se prolongaron dos horas, según el sargento de los bomberos del Ayuntamiento, Antonio Peinado.

Los bomberos han acudido con un camión rotulado con mensajes contra la alcaldesa
Los bomberos han acudido con un camión rotulado con mensajes contra la alcaldesa - Luna Revenga

Las piezas retiradas fueron introducidas en sacos y bolsas para una futura reposición, siguiendo las indicaciones del cabildo de la catedral, declarada Bien de Interés Cultural con la categoría de Monumento.

La torre comenzó a levantarse en 1370 y, tras sucesivas fases, fue terminada a finales del siglo XVI. La estructura, gótica con influencia mudéjar, fue diseñada y construida por Alvar Martínez. Este aparejador finalizó hasta el cuarto cuerpo de la estructura, en 1422, pero no dejó trazas ni dibujos para terminarla. La torre fue concluida, con un remate octogonal, por el arquitecto Hanequin de Bruselas. Su restauración más reciente se remonta a 1991.

Juan Pedro Sánchez Gamero, canónigo capellán mozárabe y responsable de Patrimonio del cabildo, no supo precisar la última reforma en la fachada de la torre. «Se ha limpiado en varias ocasiones, pero no recuerdo la última intervención», indicó a ABC.

La Policía local cortó el tráfico de vehículos y transeúntes por la calle Arco de Palacio hasta las 11:45, aunque luego estableció un perímetro de seguridad en el entorno de la torre para que los peatones no pasasen.

La alcaldesa acudió a la zona acompañada por el arquitecto del Ayuntamiento y los concejales Pérez del Pino y Teo García (Urbanismo).