Imagen del embalse de Entrepeñas
Imagen del embalse de Entrepeñas - ABC

La Junta propone tres obras de urgencia y ayudas a los agricultores en el decreto de sequía del Tajo

Entre las obras destacan el cambio en la toma de Almoguera, porque puede servir como alternativa a Picadas y desdoblar la tubería de Picadas

ToledoActualizado:

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha solicitado al Consejo de Gobierno de la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT) que el decreto de sequía que ha propuesto para su aprobación incluya la realización de obras de urgencia e indemnizaciones para los agricultores.

Estas propuestas las ha desgranado el director gerente de la Agencia del Agua en Castilla-La Mancha, Antonio Luengo, en una rueda de prensa en la que ha informado de la reunión del Consejo de Gobierno de la CHT celebrada este lunes, en la que se acordó pedir al Gobierno la declaración de sequía en la parte española de la demarcación, ante el nivel de agua embalsada en los pantanos con respecto al año anterior y a la media de los 10 últimos años.

Luengo ha señalado que el siguiente paso en el decreto de sequía es que sea aprobado en el Consejo de Ministros y ha señalado que el tema es «urgente» como para que se trate en la reunión de esta semana o en la de la semana próxima.

El responsable de la Agencia del Agua en Castilla-La Mancha ha señalado que la propuesta de decreto de sequía para el Tajo fue lanzada por el Gobierno castellanomanchego y respaldada por la Comunidad de Madrid, Extremadura y los regantes.

Luengo ha señalado que Castilla-La Mancha solicitó un decreto de sequía «serio» y «amplio, global y que responda a las necesidades de la cuenca».

En este sentido, ha explicado que Castilla-La Mancha ha solicitado la realización de tres «obras imprescindibles» para garantizar el acceso al agua, y que son dotar suficientemente la potabilizadora de Seseña; establecer unas «obras importantes» de cambio en la toma de Almoguera, porque puede servir como alternativa a Picadas y desdoblar la tubería de Picadas.

Esta última intervención es, según Luengo, «imprescindible para Castilla-La Mancha, por lo sensible que es y por los problemas que tiene la tubería desde 2014».

Estas obras se deberían sumar a las que propone la CHT, como el bombeo del Arroyo de la Parras para el regadío del caudal bajo del Alberche, una actuación que también es necesaria, según Luengo.

Asimismo, ha pedido que se aprueben ayudas y compensaciones para los agricultores que se están viendo afectados por la sequía y que se verán perjudicados por la restricción en los regadíos, del mismo modo que se han aprobado indemnizaciones para los agricultores de las cuencas del Júcar y el Segura.

En cualquier caso, Luengo ha señalado que ha detectado «poca disposición para aceptar las medidas» propuestas por Castilla-La Mancha.

Luengo ha mostrado sus sospechas de que la CHT ha propuesto ahora la solicitud del decreto de sequía por «el efecto Madrid», ante la posibilidad de que la comunidad vecina pueda tener problemas de abastecimiento este verano, si bien Luengo ha señalado que «ahora mismo, Madrid no tiene perspectiva inmediata de emergencia».

«Lo hacen ahora con la misma arbitrariedad que lo negaron hace unos meses», ha reprochado Luengo, que ha explicado que la cuenca del Tajo «es tan grande y con tantas diferencias» que no toda la demarcación tiene problemas de agua, aunque ha incidido en que «Castilla-La Mancha es la parte seca» y ya en Extremadura, con las aportaciones de la Sierra de Gredos, la situación cambia.

Luengo ha explicado que en la reunión de este lunes también puso de manifiesto la necesidad de cambiar las reglas de explotación del trasvase Tajo-Segura, ya que a su modo de ver han demostrado que son «inservibles en toda medida» y que están «obsoletas».

En este sentido, ha indicado que la cabecera del Tajo está en situación de emergencia, si bien en los últimos años se han trasvasado más de mil hectómetros de agua del Tajo al Segura «que se dice que son aguas excedentarias», pero «el concepto de excedentario decae, es arbitrario y falsificado» porque ahora se han aprobado «restricciones en la cuenca».

También ha aseverado que no se prevé que haya problemas de abastecimiento para el consumo humano y que las centrales nucleares e hidroeléctricas tienen garantizado el agua.