Javier Mateo posa en la fachada del grupo municipal de Ganemos, en la plaza de San Marcos
Javier Mateo posa en la fachada del grupo municipal de Ganemos, en la plaza de San Marcos - Ana Pérez Herrera

«Lo que es bueno para el turismo no puede ser malo para los vecinos en ningún caso»

El portavoz de Ganemos en Toledo, Javier Mateo, asegura en una entrevista a ABC que en el Ayuntamiento «hemos dejado atrás las maneras tan prepotentes» de la época de Page

ToledoActualizado:

Javier Mateo es la mano izquierda de la alcaldesa socialista Milagros Tolón. Juntos, que no revueltos, forman una pareja de conveniencia que ha gobernado Toledo en los últimos tres años. Cuando faltan meses para unas nuevas elecciones, el portavoz de Ganemos reivindica el legado de los suyos y dice que está dispuesto a seguir.

¿De qué se siente más orgulloso en esta legislatura?

De haber podido afrontar cuestiones sociales que no se habían afrontado nunca. La primera decisión que toma este Gobierno fue la recuperación de las becas comedor que Cospedal quitó. Además, hemos sido capaces de hacer en el Cerro de los Palos más de lo que se había hecho en muchos años.

¿Qué se ha hecho gracias a Ganemos?

Hemos dejado atrás las maneras tan prepotentes que tenía el anterior alcalde (Emiliano García-Page), hemos conseguido que el Gobierno se preocupe por los problemas diarios de los toledanos y nos hemos dejado de proyectos faraónicos o de anuncios que al final fueron humo. Hemos generado un ambiente más de calle y, sobre todo, que lo social y el empleo sean la base de la acción del Gobierno.

¿Qué no se ha hecho pese a Ganemos?

No hemos conseguido remunicipalizar algunos servicios que hubiéramos querido. A pesar de ello, hemos conseguido algunas victorias por las que nadie daba un duro: la gestión de las multas, parte de la del alumbrado público, hemos evitado que la estación de autobuses se haya privatizado…

Le preguntaba por lo que no se ha hecho...

No se ha hecho un POM y no se ha avanzado más en participación, por poner dos ejemplos.

—El POM, el amianto, el hospital, el Tajo, la Vega Baja... son temas cuya solución lleva muchos años pendiente. ¿Entiende que a los toledanos esto les produzca una frustración tremenda con la clase política?

No solo entiendo la frustración, sino que la comparto. Pero tan importante es la consecución del objetivo como el proceso para llegar a él y en algunos temas hemos avanzado mucho. Le pongo el ejemplo del amianto. ¿El objetivo está cumplido? No, porque este es la retirada total de los residuos tóxicos. ¿Se ha avanzado? Sí. Este Gobierno ha elaborado un informe que no tenía por qué hacer, se ha puesto del lado de los vecinos por primera vez y se ha plantado ante la Junta para decirla que es su responsabilidad. Cabe recordar que hubo un tiempo en el que el PSOE no estaba en esta guerra. Con el Tajo, el objetivo es que termine el trasvase, pero por primera vez el Ayuntamiento se ha posicionado oficialmente en contra.

En este país (casi) ninguna obra pública acaba a tiempo. Y con los contratos pasa algo parecido, ahí está el de la basura que se ha tenido que prorrogar. ¿Hay alguna explicación razonable?

Lo más importante de una obra o de una concesión es que acabe bien. Reconozco que peco muchas veces de excesiva prudencia. Es verdad que ha sido una legislatura complicada… El contrato de la basura es un tema polémico por el bolseo. Este sistema que hay en el Casco hay que superarlo sí o sí. Entiendo que la gente tenga prisa por que se solucione. ¿Por qué se retrasa? Por fortuna, hay tal cantidad de mecanismos de control que eso ralentiza la tramitación. Todos sabemos que hace no tantos años lo de los contratos públicos tenía más de paripé que de realidad.

Hace meses que el Ayuntamiento anunció un estudio sobre el impacto de los pisos turísticos en el Casco, ¿qué propuestas hay?

No deberíamos acabar la legislatura sin el esbozo, por lo menos, de una ordenanza que regule los pisos turísticos. El Casco es, sobre todo y ante todo, un barrio de Toledo. Lo que sea bueno para el turismo no puede ser malo para los vecinos en ningún caso. A mí me gusta mucho la ordenanza de San Sebastián, que establece densidades por zonas dentro del Casco. A lo mejor en materia turística tenemos que ir a cuestiones más sencillas y pongo un ejemplo: el año que viene se celebra el centenario de la estación de tren. Creo que tenemos un edificio que merece la pena poner en valor y también hacerlo con lo que ha supuesto la llegada del tren a Toledo. Por otro lado, no se puede permitir que las subvenciones del Consorcio se deriven para viviendas de uso turístico.

¿Teme que el PSOE rentabilice su apoyo en esta legislatura?

Creo que nosotros hemos hecho un trabajo suficiente para poder demostrar que nuestra presencia en el Gobierno ha sido vital. Si no hubiéramos estado, las cosas hubiesen sido de otra manera. Hemos tenido capacidad de influencia en los temas más sensibles.

A estas alturas todo el mundo da por hecho que solo habrá una candidatura a la izquierda del PSOE y que la lista la encabezará usted. ¿Imagina otro escenario?

Hice público que en la actual confluencia entre IU, Podemos y Equo estaba dispuesto a afrontar los procesos de primarias que sean necesarios. Tenemos que ser capaces de aportar la experiencia de cuatro años de Gobierno. Estoy dispuesto a ello, pero también estoy dispuesto a abrir camino para que lleguen otros si fuera necesario.