Sandoval y Pérez del Pino muestran fotografías de camiones pintados
Sandoval y Pérez del Pino muestran fotografías de camiones pintados - Luna Revenga

Del Pino, a los bomberos:«Ese no es el camino para doblegarnos»

El Ayuntamiento de Toledo investigará las pintadas realizadas en varios vehículos

ToledoActualizado:

El conflicto que ha suscitado la plantilla del parque de bomberos de Toledo con sus reivinicaciones salariales y de mejores medios está suponiendo un auténtico pulso con el Ayuntamiento, con incidentes de por medio que van a derivar en investigaciones. Pero ante ese desafío, el equipo de gobierno dejó este jueves bien claro que no va a ceder ante la presión y no incumplirá la ley.

Y,como ejemplo, las afirmaciones de dos concejales del PSOE. «Ese no es el camino para doblegarnos», señaló el edil de Movilidad y Seguridad Ciudadana, Juan José Pérez del Pino, mientras que Inés Sandoval, viceportavoz del equipo de Gobierno municipal, aseguró que «estamos dispuestos a llegar a acuerdos dentro del marco legal y presupuestario, pero el Ayuntamiento no va a prevaricar».

La rueda de prensa de este viernes vino a responder al sonoro y sorprendente acto de protesta que el pasado viernes protagonizó la plantilla de bomberos en el acto de inauguración de Farcama, con la presencia de la alcaldesa, Milagros Tolón. Aparte de los gritos y pancartas, los bomberos esparcieron una gran cantidad de espuma en la glorieta del edificio Toletvm. «Siempre se respetan las reivindicaciones, pero se desvirtúan cuando se pone en riesgo a los ciudadanos al verter la espuma», manifestó Sandoval.

Además de ese episodio, el concejal del área, Juan José Pérez del Pino, desveló que uno de los camiones arreglados apareció pintado el viernes pasado, a lo que hay que añadir las pintadas con las que amanecieron ayer otros tres vehículos. «Piden camiones nuevos y luego los pintan. Así no se puede proceder en una reivindicación laboral, no es un comportamiento serio por parte de quienes tienen medios públicos que son de todos los toledanos», se lamentó Del Pino.

El edil añadió que, lógicamente, todos estos hechos se van a investigar. Empezando por el vertido de espuma del viernes pasado, episodio sobre el que la Policía local está realizando el oportuno informe. Sobre las pintadas, Del Pino manifestó que «se va a levantar acta y a buscar al que ha pintado los camiones».

Sobre las consecuencias sancionadoras que este tipo de hechos pueden llevar acarreradas, concretó que, según un auto del Tribunal Superior de Justicia de Navarra, actos similares han tenido una sanción económica de hasta 30.000 euros para el autor o autores de las pintadas.

El concejal de Seguridad Ciudadana volvió a mostrar su extrañeza ante el hecho de que cuando tras unas largas negociaciones ya se había alcanzado un acuerdo, firmado por los representantes de los tres sindicatos con representación (SPL, Csif y CCOO), y apoyado por el 75 por ciento de la plantilla, finalmente haya sido rechazado.

Sobre si en esta situación puede influir la lucha interna sindical, Del Pino afirmó que «en el parque siempre ha habido diferentes líneas de pensamiento, y hay a quienes, en privado, algunos comportamiento les repugnan. Por eso es mejor que se pacifiquen los ánimos».

Lucha sindical

En todo caso, es evidente que el meollo de la cuestión está en acordar una subida salarial, que se concreta en el pase de la situación C2 a la C1, lo que supondría 1.600 euros anuales. No en vano, este cambio de nivel afecta a unos 60 miembros de una plantilla de 76 bomberos.

Del Pino afirmó que con el acuerdo que se alcanzó «están cubiertas las reivindicaciones salariales», y aseguró que «no están tan mal como dicen». Para apoyar esto, destacó que el complemento específico de un cabo del parque de bomberos de Toledo es de 18.100 euros, frente a los 14.500 para un cabo del Consorcio Provincial.

Asimismo, informó de que en el parque de Toledo el salario bruto mensual de los cabos, sin complementos ni trienios, es de 2.875 euros por el trabajo de 5,2 días mensuales -puesto que hacen un día completo de 24 horas y descansan cinco- y 69 días en total al año, cifra que ahora se quiere bajar a 64. Por su parte, los conductores tienen un suledo de 2.522 euros.

Además de recordar el cumplimiento de reivindicaciones, como fue la llegada de una bomba rural o la consolidación de los interinos, Del Pino destacó que el acuerdo sobre el C1 depende de una modificación legal, que mientras no salga adelante no se puede aplicar, «y así lo aceptaron ellos, con la firma de los tres sindicatos».