Gennet Corcuera, pasea por uno de los lugares más emblemáticos de Sevilla, donde vive actualmente
Gennet Corcuera, pasea por uno de los lugares más emblemáticos de Sevilla, donde vive actualmente - ABC

Una lección de vida llamada «paraíso»

«Me llamo Gennet», un filme basado en la vida de una mujer sordociega, que consiguió su título universitario y es profesora, se estrena el 6 de abril tras haberse visto en Toledo

TOLEDOActualizado:

Pocas personas saben que el nombre Gennet significa «paraíso» y que unos padres lo utilizaron para ponérselo a su niña al nacer. Esa pequeña, que fue abandonada en un centro de Adís Abeba, en Etiopía (África), se llama hoy Gennet Corcuera y ha sido la primera persona sordociega europea en conseguir un título universitario. Vive en Sevilla, tras ser adoptada por una familia española, imparte clases a niños que tienen su misma discapacidad y a otros con parálisis cerebral.

Gennet Corcuera es la protagonista del filme «Me llamo Gennet», dirigida por el actor, productor y realizador de cine y documentales, Miguel Ángel Tobías, quien describió ayer esta historia como «una lección de vida», que aunque es una ficción, está basada en hechos reales. «Es una historia maravillosa porque en medio de tantas hambrunas, que le pusieran a su hija paraíso es una especie de premonición. Ella consiguió convertir su vida en un paraíso», señaló el cineasta que ha acudido a Toledo donde presentó este largometraje, que ha contado con el apoyo de la Fundación Telefónica, una institución que trabaja por favorecer la inclusión educativa.

Miguel Ángel Tobías
Miguel Ángel Tobías

Miguel Ángel Tobías rememora a través del teléfono la frase que puede resumir esta historia. «Vencí al silencio y a la oscuridad». Así ha sido el periplo vital de Gennet. La protagonista, que hoy tiene 38 años, ha tenido que asumir los retos que le ha puesto la vida. «El largometraje es un homenaje al mundo de la discapacidad, a las madres. Es un filme de mujeres, que nos habla de valores, de amor, solidaridad y de respeto a la diversidad», asegura el director, creador de los programas de televisión «Españoles por el mundo» y «Destino España».

Contar una vida no vista

Al preguntar cómo surgió este proyecto, Tobías recuerda que fue hace tres años, cuando viajaba de Madrid a México para rodar «El caos y el orden». Leyendo la prensa se encontró con l a historia de Gennet. A partir de ese momento empezaron a rondar por su cabeza tantas preguntas. ¿Cómo puedo decirle a una persona, en esa situación, que quiero rodar una película sobre su vida, sino ha visto nunca una película?. ¿Cómo hacer para que confíe en mí y rodarla desde la sordoceguera?

La solución fue mágica y sencilla. Una amiga común les presentó y, entonces, pudo llegar a ella desde un núcleo de confianza. Luego, se pusieron —director y protagonista— durante un mes a trabajar en el guión. Ella iba contando una vida que no había visto ni oído. «Lo que nos estaba contando era una vida que había sentido desde dentro, pero nunca la había visto ni oído. Así, que tuve que entrevistarme con 50 o 60 personas importantes en su trayectoria personal para completar el cuadro que quería rodar», señaló el documentalista.

El director insiste en que este largometraje «cambia la vida a las personas que han tenido ocasión de verla» porque desde que pensó en rodar la historia, han ocurrido cosas mágicas. Por ejemplo, me dí cuenta que iban apareciendo personajes que no sabía que existían. Ese fue el caso del padre Juan Núñez, que es el misionero que gestionó la adopción de ella en África. «Así que me ví en la obligación de cambiar el guión, añadir escenas en ese país. Ha sido un trabajo muy artesano porque he tenido que rodar en siete localizaciones diferentes a lo largo de tres años», señaló.

La historia de Gennet llega a las salas de cine, para mostrar en imágenes la vida de esta mujer, que se mueve con soltura a pesar de su discapacidad.