Otoño Prospect Park, en Brooklyn, Nueva York
Otoño Prospect Park, en Brooklyn, Nueva York - H.B.
ARTES&LETRAS CASTILLA-LA MANCHA

Intérprete del temblor

«Prospect Park» no es poesía, es un diario en prosa, pero la emoción aparece a cada instante

Actualizado:

«Había una vez un hombre con una lengua de madera/ que intentó cantar...». Así comienza el poema de Stephen Crane que da nombre a la breve antología poética escrita hace años por Hilario Barrero. El poeta toledano es un gran traductor, como se comprueba con la lectura de su libro «Lengua de madera», en el que traduce al castellano a los más prestigiosos poetas ingleses y americanos. Yo lo propondría como libro de texto en Primaria.

Barrero tiene un talento especial para la compleja tarea de la traducción. Porque no basta conocer a la perfección la lengua de origen, hay que ser intérprete del temblor, de la emoción que subyace en todo acto poético. «Quien consigue traducir como poesía un poema, ese es poeta», dice Antonio Rivero Taravillo, escritor, traductor, ensayista y poeta sevillano. Y eso hace Barrero.

Porque su lengua no es de madera, nada es inerte en este poeta cuyos Diarios son ya un referente en el panorama literario español. Su lengua es carnosa, sensual, tierna, erótica, irónica, «fieramente humana», y con ella saborea la vida y la muerte, la juventud perdida y la vejez que tanto le atormenta. Y el amor, «prima donna» de su obra.

Ahora, el escritor llega a España, y a su querido Toledo, con «Prospect Park», su octavo Diario, que el próximo martes, 14 de mayo, a las 19 horas, presentará en la Biblioteca de Castilla-La Mancha. Esta, su última obra no es poesía, sino prosa, pero el temblor aparece a cada instante, en cada página: «Tiemblan las ramas desnudas de los árboles como si fuesen a ser fusiladas».