Los trajes tradicionales de rico colorido, tanto de lo uniformes militares y las camisas bordadas o las diademas de las protagonistas femeninas, eran también elementos significativos que contextualizan e ilustran cada número
Los trajes tradicionales de rico colorido, tanto de lo uniformes militares y las camisas bordadas o las diademas de las protagonistas femeninas, eran también elementos significativos que contextualizan e ilustran cada número - ABC
CRÏTICA

Cosacos a toda marcha

Dos horas de música, canciones y danzas que dejan al espectador sin aliento

TOLEDOActualizado:

El escenario del Palacio de Congresos El Greco se llenó de cosacos a toda marcha. Un espectáculo de coordinación apabullante, en el que el baile y las acrobacias sincronizadas parecen lograr lo imposible. El espectáculo nos lo trajo la compañía Teatro Estatal de Danza Cosacos de Rusia desde Lipestk, la ciudad situada en las riberas del Don, cuna de los cosacos.

Son dos horas de música, canciones y danzas que dejan al espectador sin aliento. Sorprenden las acrobacias de los danzarines y la destreza en el baile y los giros vertiginosos e interminables de las bailarinas, que parecen auténticas muñecas rusas moviéndose al unísono.

Con la dirección artística y coreográfica del muy galardonado Leonid Milovanov, este musical de «Leyendas Cosacas» es una verdadera fiesta exótica, multicolor y trepidante que recrea el folclore, costumbres y tradiciones del pueblo ruso. Casi cincuenta artistas, entre cantantes, bailarines y acróbatas, vestidos con los trajes tradicionales, ponen la energía y el color en un espectáculo brillante, que no es solo de danza ni una simple muestra de folklore o de pintorescas e impresionantes habilidades, es también un torrente de sentimientos enraizados en la dureza de unas tierras lejanas pero de gran riqueza cultural.

Los bailes cosacos son ricos en elementos militares, ya que se trata de un pueblo guerrero que durante siglos se dedicó a defender las fronteras rusas. Por este motivo, es normal la utilización en las representaciones de lanzas, sables y hasta un cañón. Pero la propuesta es mucho más rica que los fogosos bailes militares.

«Leyendas Cosacas» quiere ser la expresión del alma de un pueblo lleno de generosidad, que durante siglos lo dio todo sin exigir nada a cambio, salvo seguir siendo ellos mismos y el deber para con su Patria. Bien es cierto que para mejor entender el contenido del espectáculo en toda su extensión y no solo en su forma, hubiera sido muy importante la presencia de unos subtítulos que dieran cuenta de las letras de las canciones, algo verdaderamente necesario para entrar de lleno en lo emocional de la propuesta.

Los integrantes del conjunto, formados en danza clásica, incorporan a los movimientos propios del ballet, la rapidez y precisión que requieren las danzas tradicionales rusas, con una ejecución depurada y cuidadosamente escenificada. Los trajes tradicionales de rico colorido, tanto de lo uniformes militares y las camisas bordadas o las diademas de las protagonistas femeninas, eran también elementos significativos que contextualizan e ilustran cada número.

El ritmo endiablado se transmite al público que se enfervoriza enseguida y aplaude al mínimo atisbo de sorpresa ya sea en mitad de los números o al final de los mismos o tras algunas melodías que le son conocidas, como es el caso de «Kalinka», con la que dio fin la primera parte.

Si en la primera parte atrae los sorprendente, en la segunda se sucede una variación de números más calmados y emocionales, entre los que resaltan bellísimas canciones como «Perdóname, mi amada», la miniatura coreográfica «Regalo», donde el humor hizo acto de presencia, y la preciosista danza «Gitanos», una muestra antigua de los cosacos que vivieron el exilio en Turquía durante siglos y luego volvieron a tierra rusa. Y terminó con la conocidísima «Katyusha», danza de la época de la segunda Guerra Mundial, que trata de una moza esperando el regreso de su amado.

Está muy bien que de vez en cuando se programen espectáculos como este de los Cosacos de Rusia, que muestran la variada cultura de otros pueblos del mundo, tan alejados en lo geográfico y tan cercanos en lo emocional.

Antonio Illán, escritor y crítico
Antonio Illán, escritor y crítico