EFE

La autovía Toledo-Ciudad Real aprovechará el trazado de «Los Viñedos»

Barreda dice que esta vía, A-41, «ya ha superado todas las dificultades» y el trazado definitivo pasará por Consuegra, Urda y Malagón

ABC, EFE
TOLEDO Actualizado:

El presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, ha afirmado que la autovía Toledo-Ciudad Real «ya ha superado todas las dificultades» y ha anunciado que el trazado definitivo unirá la capital regional con Ciudad Real a través de Consuegra, Urda y Malagón. El presidente de Castilla-La Mancha anunció ayer en Ciudad Real el desbloqueo definitivo de un proyecto «muy importante» para la región y que se ha retrasado por «motivos medioambientales».

Barreda explicó que el trazado definitivo aprovechará un total de 52 kilómetros de la autovía de Los Viñedos, concretamente el que va desde Toledo hasta Consuegra, lo que supone «un aliciente, un ahorro», un ejemplo de «racionalización de la inversión pública». Tras Consuegra, y según explicó el presidente regional, la vía rápida virará hacia los municipios de Urda y Malagón, hasta unirse a la A-43 en Ciudad Real. Este tramo, que tendrá que ser construido totalmente, tiene 66 kilómetros y hará posible que los cerca de 20.000 vehículos que se desplazan de Ciudad Real a Toledo, y viceversa, hagan el trayecto en 60 minutos, entre un «30 y un 40 por ciento» menos que actualmente, que está fijado en 90 minutos.

La inversión prevista para este proyecto es de 222 millones de euros. El presidente de la región explicó que, tras ver el visto bueno al trazado definitivo, ahora es el turno de redactar el proyecto de obra, una tarea que corresponde al Ministerio de Fomento, aunque «estamos dispuestos» a asumirlo «nosotros» para «darle un impulso al proyecto».

La redacción del proyecto, que estará dividido en tres tramos de entre 20 y 30 kilómetros «para facilitar su licitación y posterior construcción», estará terminado en el año 2012, lo que permite adelantar que, si todo va según lo previsto, la obra podría estar terminada en el año 2015. «Lo más importante es que se ha iniciado el proyecto administrativo», aseguró el presidente de Castilla-La Mancha.

Barreda reconoció que le habría gustado que las dificultades para la construcción de esta autovía se hubieran podido resolver con anterioridad, pero recordó que hubo que desechar propuestas de trazado anteriores por el impacto medioambiental que planteaban

El paso siguiente es la licitación y adjudicación de la redacción del proyecto de construcción de la autovía desde Consuegra a Ciudad Real, y Barreda puso de manifiesto que su Gobierno está dispuesto a asumir este paso, ya que, «a pesar de que se trata de una vía estatal, somos los que mejor conocemos todo lo relativo al trazado y los más interesados en que se haga cuanto antes la autovía» y aseguró que «para la redacción de proyectos sí hay dinero».

En este sentido, apuntó que lo más efectivo es dividir los 66 kilómetros en dos o tres partes para sacarlos a concurso por separado. El plazo estimado para redactar los proyectos es de unos dos años, por lo que las obras de construcción no se podrían licitar hasta 2012 y la autovía no se abriría al tráfico hasta 2015. Según Barreda, el paso de ayer es importante porque supone que el proyecto no se para y señaló que «una vez iniciado, es ya imparable».

El trazado definitivo atravesará los Montes de Toledo, territorio catalogado como Red Natura 2000 al ser, entre otros, el hábitat de especies en peligro de extinción como el lince ibérico. Con las medidas correctoras establecidas en la declaración de impacto ambiental, esta afección se corrige, hasta el punto que, los atropellos constatados de fauna silvestre que se producen en la actualidad en ese tramo de la actual N-401 se evitarán con la construcción de la nueva infraestructura.

Como era de esperar, las organizaciones Ecologistas en Acción, WWW España y SEO/BirdLife recurrirán ante los tribunales el trazado elegido con el fin de «salvaguardar los Montes de Toledo». Las tres organizaciones conservacionistas aseguraron ayer que comunicarán de inmediato a la Comisión Europea la decisión del trazado elegido. Entienden que el trazado que presentado por Barreda «atraviesa el espacio de la Red Natura 2000 de los Montes de Toledo».