PUEBLOS CERVANTINOS

Veintiocho años

Actualizado:

Uno de los primeros vehículos automóviles conocidos fue el triciclo movido a vapor que recorriera ufano por las calles de París en 1769. Se denominaba «Fardier» y su inventor fue el ingeniero y mecánico Nicolás–Joseph Cugnot. En 1950, o sea casi dos siglos después, en nuestra querida Mancha quijotesca se continuaba trillando con movimiento animal, transportándose la mies en carros con tracción de lo mismo.

Entre tamañas distancias, con el coche eléctrico ya hecho realidad y desde esta orilla renovada del abismo, todos los veranos, desde hace 28 años, se perfila un oasis de calma y de buenos augurios con el Rally de Coches Antiguos y Clásicos «Don Quijote y Sancho», que la A.C.R. Amigos de los Coches Antiguos, bajo la dirección de Antonio Cano, que rodará nuevamente los días 5, 6 y 7 del luminoso agosto.Todo ello en el corazón de la Mancha toledana y cervantina por excelencia, en la ilustre villa de Quintanar.

En esta versión XXVIII, desfilarán por los emblemáticos pueblos limítrofes de Miguel Esteban, La Puebla de Almoradiel, El Toboso y Villanueva de Alcardete, haciendo la ruta monumental e histórica de Quintanar y visitando las bodegas de la zona, auténticas catedrales de Baco, como la cooperativa «Nuestra Señora del Carmen» y las bodegas «Venta Don Quijote», «Condesa de Leganza» y «Viñedos y Reservas–Cuevas D´Santoyo». Una exquisitez. Mención especial merece el agasajo que en el restaurante «Valen», ofrecerá el Ayuntamiento de La Puebla de Almoradiel el día 5.

El material rodante, 29 preciosos vehículos convertidos en joyas mecánicas, procede del País Vasco, Cataluña, Valencia, Madrid, Andalucía, Extremadura y Castilla-La Mancha, con la grata presencia de dos magníficos coches de Toledo. Como el propio amigo Sancho diría: «!Miel sobre hojuelas!».