Recogen tapones de plástico para pagar una operación a una niña

Una vecina de Cobisa ayuda a una cría de 11 años para costearle dos invervenciones en Boston

CARLOS MARTÍN-FUERTES
Actualizado:

TOLEDO

Los días de Navidad son muy dados a realizar acciones solidarias con el prójimo, aunque, afortunadamente, también hay muchas personas que en cualquier época del año ayudan a alguien que lo necesita. Es el caso de Raquel López Fernández, una madre que vive en Cobisa que un buen día conoció a Margarita Feijoo. Ésta le contó la historia de Aitana García, una niña de once años de Tarazona (Ciudad Real) que padece una cardiopatía congénita y precisa dos operación en Boston (Estados Unidos). A los padres de Aitana, Isabel y Luis, se les ocurrió reunir toneladas de botellas y envsases de plástico para afrontar los gastos de las intervenciones, y en esa ardua tarea cuentan con la colaboración de la vecina de Cobisa.

Desde mayo, Raquel recoge tapones de plástico de todo tipo de envases y capuchas de bolígrafos. «Los tapones de plástico y materiales afines son adquiridos por empresas para reciclan», explica Raquel. «Lo que pretendo —continúa— es una gran cantidad para llamar a una empresa de transporte (Seur) que colabora altruistamente en la causa, para que lo recojan, venderlo y que la familia de Aitana pueda afrontar los gastos de la operación que necesita».

En su casa ha llegado a reunir 38 sacos de tapones, «no sé cuántos, serán miles y miles». También hay varios familiares, amigos y vecinos que colaboran, «con lo que formamos una cadena humana». «Está resultando muy hermoso ver cómo la gente se preocupa por un ser humano ante un caso tan grave que necesita una solución urgente».