Rebaja de 14 a 5 años la petición de pena para la mujer de Argés

El fiscal jefe suspende la petición económica que pedía para la madre de la víctima

TOLEDO Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La fiscalía ha rebajado de 14 a 5 años la pena de prisión que pedía inicialmente para Emiliana G.P., la mujer de Argés, de 52 años, acusada de matar a su marido con un cuchillo, quien al final del juicio dijo que volver a la cárcel sería «lo menos malo que me ha pasado en la vida».

En la tercera sesión de la vista oral que se sigue con jurado popular en la Audiencia Provincial, el fiscal jefe de Toledo, José Javier Polo, anunció la modificación de sus conclusiones, que también incluye la suspensión de la petición económica que pedía para la madre de la víctima, que falleció antes de esta nueva vista oral, y para los hijos del matrimonio.

El fiscal jefe de Toledo reconoció que Emiliana, que durante los 28 años de matrimonio con su marido alcohólico, Santiago Asensio, estuvo do malos tratos y vejaciones por parte de éste, tuvo el día de los hechos, un «estallido emocional» pero, que no la llegó a incapacitar totalmente.

El fiscal apeló al principio de legalidad para insistir en que nadie se puede tomar la justicia por su mano y matar a alguien aunque sea un maltratador, a pesar de que a él también le conmovió el testimonio de los hijos de Emiliana cuando ayer relataron las vejaciones de que era objeto Emiliana por parte del marido, Santiago Asensio.

El fiscal jefe de Toledo pidió al jurado popular que a la hora de dar su veredicto deje sus sentimientos y emociones a un lado, que, por otra parte, «son lógicas», porque si Emiliana fuera absuelta, «no harían falta ni tribunales, ni policía ni fiscal».

«Mienten»

Por su parte, la acusación particular, que representa a los hermanos del fallecido, mantuvo la pena de quince años para Emiliana, ya que los hijos «mienten» y las «barbaridades» que contaron «son contradictorias».

La defensa ha pedido al jurado popular que piense en la hija menor de la acusada, que tiene doce años, para "que no le vuelvan a arrebatar a su madre" como le ocurrió durante los dos años que estuvo Emiliana en prisión preventiva.

La abogada defensora, Dionisia Pérez, insistió en que Emiliana debe ser declarada «no culpable» porque actuó bajo los efectos de un «miedo insuperable», que le incapacitaba para ser consciente de lo que hace cinco años.

Al final del juicio y antes de que hoy se reúna el jurado popular para deliberar sobre la inocencia o la culpabilidad de la acusada, Emiliana dijo que «siempre» ha asumido su culpa, aunque lo hizo de forma «inconsciente» y que no le preocupa ir a la cárcel salvo por privar a sus hijos de su madre, sobre todo a la menor. «Mi vida no me importa. Ir a la cárcel es lo menos malo que me ha pasado» y aunque en el juicio se contaron muchas cosas sobre el proceder de su marido, solo se ha visto «la punta del iceberg».

En la sesión de ayer también comparecieron los peritos forenses, quienes descartaron que el cuchillo se lo clavara Santiago de forma fortuita por el grado de fuerza que implica introducir los 14 centímetros de hoja hasta la empuñadura.

Los psicólogos que declararon ayer coincidieron en que Emiliana es una persona «sumisa, con temor a la ruptura conyugal y con síntomas de depresión».