La previsiones de cosecha de aceite en la provincia apuntan a 37.000 toneladas

La previsiones de cosecha de aceite en la provincia apuntan a 37.000 toneladas

La cosecha en Castilla-La Mancha será inferior a la de la pasada campaña, con una estimación de 100.000 toneladas de aceite de oliva

TOLEDO Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La falta de lluvias durante el verano y parte del otoño no han beneficiado al sector olivarero de la región, por lo que se prevé un ligero descenso de la cosecha durante esta campaña que comienza estos días y se prolongará hasta el mes de febrero.

Cooperativas Agroalimentarias Castilla-La Mancha ya ha realizado una previsión de la cosecha de aceite de oliva en la región, gracias a la recopilación de los datos de las cooperativas de las distintas zonas productora. Y según sus estimaciones, se prevé una cosecha muy cercana a las 100.000 toneladas, cifra ligeramente inferior a la del año pasado, cuando se alcanzaron las 104.330 toneladas.

Por provincias, las previsiones hablan de Ciudad Real como la zona que más contribución ha realizado a esta cifra total, con 45.000 toneladas de producción, seguida de Toledo, con 37.000 toneladas, Albacete, con 11.500, Cuenca con 4.000 toneladas aproximadamente y, por último, Guadalajara, con 2.000 toneladas de aceite.

Estas estimaciones responden a diversas situaciones y factores que han afectado de diversa forma a las distintas zonas productoras de la región, según las cooperativas. En el caso de la provincia de Ciudad Real ha habido una bajada de los rendimientos grasos, y hay que destacar que, entre las principales comarcas productoras también existen diferencias relevantes: en la comarca de los Montes Norte la producción de 2011-2012 aumentará respecto a la campaña anterior, al igual que en la Mancha ciudadrealeña de manera general. Sin embargo en comarcas productoras de gran relevancia como Campo de Montiel, se esperan importantes disminuciones de cosecha.

Estrés hídrico

Además, los olivos, aunque ha llovido durante todo el mes de noviembre, han sufrido el «estrés hídrico» de todo el verano y parte del otoño, y la producción de aceite ha bajado seguramente de su nivel potencial porque las condiciones climatológicas han frenado la fase que se llama de lipogénesis en la aceituna (formación de aceite en el fruto), y que las últimas lluvias no han podido compensar desafortunadamente.

Según explica Cooperativas Agroalimentarias, en el caso de la provincia de Toledo, las producciones han disminuido en un 10% con respecto a la cosecha anterior, ya que mientras en la comarca de la Mancha toledana algunas cooperativas de relevancia reportan aumentos de cosecha, en comarcas más al norte de la provincia y al oeste, como la Jara o Navahermosa, hay claras disminuciones en los kilogramos de aceituna a cosechar, pero además con claras bajadas en el rendimiento graso, de hasta 2 puntos de rendimiento.

Aunque unas zonas se compensan con otras, el balance da un descenso de aproximadamente 4.000 toneladas de aceite de oliva en esta provincia esta campaña respecto a la anterior.

En la provincia de Albacete en general mejoran las producciones frente a la campaña pasada, se estima que en un 6-8%; sin embargo la producción conquense disminuye entre un 15 y 18%, aunque también dentro de la provincia de Cuenca se encuentran diferencias de unas comarcas a otras.

En cuanto a Guadalajara, la provincia de menor producción, se espera una merma de un quinto en las previsiones de cosecha de aceite de oliva virgen para 2011-2012.

Castilla-La Mancha es la segunda región productora española, tras Andalucía, y dentro de ellas las cooperativas producen el 65% del aceite de la región. Asimismo, España es el primer país productor mundial de aceite de oliva.

Los aceites vírgenes que se obtienen en las cooperativas están garantizados por controles de trazabilidad, higiénico sanitarios y de cata, y gracias a las características del olivar regional (alta rusticidad, variedades autóctonas adaptadas, cultivo tradicional), gozan de unos atributos organolépticos excepcionales y altamente valorados en todo el mundo.

Almacenamiento privado

Sin embargo, el sector no pasa por buenos momentos, a tono con el resto de sectores agrarios y ganaderos de la región por los altos costes de producción y la caída de los precios.

Este año el sector tuvo que luchar duro para conseguir que Bruselas autorizara el almacenamiento privado de aceite de oliva, ante la caída de los precios en todas las calidades, pero en el caso del virgen se situó por debajo del premio de referencia que fija la Unión Europea.

Finalmente en septiembre se consiguió la autorización de la Comisión Europea, para el almacenamiento privado por un periodo de seis meses y para una cantidad máxima de 100.000 toneladas en España. Un aceite que deberá estar almacenado hasta que concluya la actual campaña, para evitar un desplome de los precios.