Piden ocho años de internamiento al menor que apuñaló a su monitora

El fiscal sostiene que el joven presenta rasgos de impulsividad, con riesgo de violencia

TOLEDO Actualizado:

El juzgado de menores de Toledo celebrará este lunes a puerta cerrada la vista oral contra el joven que en julio de 2010 asestó seis puñaladas a una educadora en un centro de menores de esta capital y para quien el fiscal pide ocho años de «internamiento terapéutico en régimen cerrado» y cinco años de libertad vigilada.

Según consta en el escrito del fiscal de menores, al que ha tenido acceso Efe, el menor tiene una personalidad «compatible con psicopatía», aunque, cuando ocurrieron los hechos -el 28 de julio de 2010- el joven, que tenía entonces dieciséis años, estaba en «plenitud» de sus facultades mentales y, por tanto, actuó libremente.

Además, basándose en el informe de los técnicos, el fiscal de menores de Toledo sostiene que el joven (que está actualmente internado en un centro de reforma de la Junta de Castilla-La Mancha) presenta rasgos de impulsividad, con riesgo de violencia y conducta antisocial en edad adulta".

También tiene «ideas racistas y afición a la pornografía y conductas sexuales impropias, se dice en el escrito de la fiscalía de menores. Este diagnóstico no es compartido por la madre del menor, que prefiere mantener su anonimato e, incluso, su lugar de procedencia para así preservar la de su hijo.

En este sentido, la madre ha dicho a Efe que el escrito del fiscal hace una descripción de su hijo que no se ajusta a la realidad, ya que en este momento «su personalidad y conducta no corresponde a la de un adulto, puesto que es un menor de edad todavía en fase de crecimiento, desarrollo y madurez».

Los hechos ocurrieron el 28 de julio de 2010 en el Centro de Atención Especializada para jóvenes con trastornos de conducta que la Junta tiene en el barrio de Santa María de Benquerencia de Toledo.

Según el escrito de acusación de la fiscalía, esa mañana el joven pidió a la educadora que le acompañara a la cocina, momento en que éste agarró un cuchillo y se lo clavó por la espalda a la educadora, que trató de zafarse del joven, aunque éste le asestó un total de seis cuchilladas en distintas partes del cuerpo, entre ellas el abdomen, por lo que tuvo que ser trasladada de urgencia al hospital y ser operada.

El joven fue reducido por la Policía después de que el guarda de seguridad del centro le dejara aislado en el patio para que no pudiera seguir agrediendo a la educadora. La madre del joven dijo a Efe tras estos hechos que su hijo le había dicho que el día que apuñaló a la monitora se levantó «con ganas de matar». La progenitora del menor lleva tiempo insistiendo en que su hijo no estaba recibiendo la atención psiquiátrica y psicológica adecuada.

En su momento, el director general de Familia de la Junta de Castilla-La Mancha, Hugo Muñoz, negó que el menor sufriera inasistencia psicológica y que haya problemas de seguridad en el centro, especializado en jóvenes con trastornos de conducta, tal y como denunció su madre. El director general de Familia señaló también que el centro está «perfectamente» cubierto de personal, pues, aunque el director estaba de vacaciones en el momento en que se produjeron los hechos estaba siendo sustituido por una subdirectora.