Juicio contra un padre y un hijo por un homicidio entre clanes

Se les acusa de matar a un vecino suyo de Navahermosa con una barra de hierro

ABC
TOLEDO Actualizado:

El fiscal pide 12 años de prisión para cada uno de los dos acusados, padre e hijo, por la muerte de un vecino suyo en Navahermosa (Toledo) en agosto de 2006, que falleció por los golpes que le propinaron con una barra de hierro. Los dos acusados, C. P. G., de 56 años, y su hijo J. A. P. C., de 25, serán juzgados a partir del lunes por un jurado popular por matar a golpes a G. L. L. durante una pelea que se formó entre los padres e hijos de dos familias enfrentadas, la de «Los Chuscos» y la de «Los Chaveas», al parecer, por la propiedad de unas tierras.

En este juicio también se sentará en el banquillo de los acusados el hijo del fallecido, que también participó en la pelea y para quien el fiscal pide una multa de 720 euros por una falta de lesiones.

El fiscal pide para los dos principales acusados que indemnicen con más de trescientos mil euros a la esposa e hijos de la víctima.

Los hechos ocurrieron sobre las 20.00 horas del 4 de agosto de 2006 cuando la víctima, de la familia de «Los Chuscos», iba con su hijo en su vehículo todoterreno por una calle del pueblo, donde coincidió con uno de los acusados, el hijo de Los Chavea, J. A. P. C.

Tras intercambiarse unas frases subidas de tono, éste fue a buscar a su padre, al que le dijo que le querían matar los de la otra familia, a los que fueron a buscar en el todoterreno.

Los contendientes se encontraron en la carretera CM-401 (Toledo-Alcaudete de la Jara), a la altura de la travesía de Navahermosa, donde los acusados obligaron a parar al otro vehículo. Seguidamente, se enzarzaron en sendas peleas, una entre los hijos y la otra entre los padres, aunque ambas acabaron en una sola y que terminó con la muerte de G. L. L., que falleció a consecuencia de los golpes recibidos con una barra de hierro cuando era conducido en una ambulancia al hospital.