Un juguete, una esperanza

Yaarama y los «scouts» de Ugena se unen en una campaña solidaria para mejorar la educación en Senegal

ABC
TOLEDO Actualizado:

¡Un juguete, una esperanza! Es el llamamiento y la convocatoria que realizan desde la ONG Yaarama y el grupo de «scouts» de Ugena. Se trata de una campaña solidaria que, con la recogida de juguetes y libros en localidades y colegios de Toledo, y con la recaudación que se consiga posteriormente a través de su venta en un mercadillo solidario, posee como objetivo cubrir las necesidades básicas y equipamientos del Centro de Atención a la Infancia del barrio de Bantaguel, en la región de Kolda, Senegal.

El horizonte y las actividades de esta campaña solidaria persiguen conseguir las necesidades que cualquier centro educativo de España pudiese tener, aportando libros, materiales y juegos educativos que contribuirán, de ese modo, en la lucha manifiesta por el Derecho Universal a la Educación, que todos los ciudadanos deben promover, y recibir, por igual en todos los lugares del mundo.

Desde Yaarama señalan que a pesar del esfuerzo del gobierno de Senegal por luchar contra el analfabetismo y la baja tasa de escolaridad del país, las infraestructuras capaces de satisfacer esta demanda siguen siendo muy escasas. En la región de Kolda, con 558.119 habitantes y 45 pueblos (caracterizados a menudo por el aislamiento), apenas hay 21 escuelas con un máximo de 6 aulas cada una.

Atención a la Infancia

En la defensa del Derecho a la Educación como el pilar fundamental para el desarrollo de una sociedad de calidad, Yaarama ha inaugurado este año un Centro de Atención a la Infancia que acoge a 112 niños del barrio de Bantaguel de entre 4 y 6 años como un espacio adecuado para sentar las bases de la escolarización.

Además de las aulas, la infraestructura cuenta con un comedor como apoyo para lograr una alimentación equilibrada y luchar contra el azote de la malnutrición en un lugar donde, a menudo, las familias no disponen de los medios para proporcionar a los niños al menos tres comidas diarias para así poder evitar lo que está sucediendo en otras regiones del África subsahariana donde la malnutrición infantil es causante de muertes.