EN EL MANCHA CENTRO

Endocrinólogos intercambian experiencias sobre casos clínicos

ABC
CIUDAD REAL Actualizado:

Médicos especialistas en Endocrinología de toda la región se dieron cita ayer en el Hospital La Mancha Centro de Alcázar de San Juan con el objetivo de mejorar la asistencia a través del intercambio de conocimientos en torno a casos clínicos concretos.

El hospital alcazareño se ha convertido por cuarto año en sede de las Jornadas Regionales de Casos Clínicos de la Sociedad Castellano-Manchega de Endocrinología, Nutrición y Diabetes (Scamend), un encuentro científico organizado por los facultativos del Servicio de Endocrinología y Nutrición del Mancha Centro, cuya responsable es Inés Gómez, informó el Gobierno regional.

La reunión consistió en la presentación de casos clínicos sobre Endocrinología, Nutrición y Diabetes por parte de los hospitales de Guadalajara, Puertollano, Talavera de la Reina y Toledo. Según explicó el presidente de la Scamend, Miguel Aguirre, se trata de un foro anual en el que ver casos clínicos «que al compañero que lo ha tratado en su consulta le ha supuesto una inquietud, una dificultad diagnóstica y terapéutica».

Su exposición sirve para aprender un poco de la experiencia de los demás y exponer la propia, creando un debate del que finalmente los asistentes sacan conclusiones que servirán para mejorar la asistencia, en palabras del doctor Aguirre.

Hábitos alimenticios

Con respecto a si los castellano-manchegos se cuidan a la hora de comer, el presidente de la Sociedad Castellano-Manchega de Endocrinología, Nutrición y Diabetes señaló que «muchísimo menos de lo que debiéramos. Algunos le dan excesiva importancia y otros no le dan ninguna, hay que ver la justa importancia que tiene la comida», señaló. En este sentido, el doctor Aguirre recomienda retomar los hábitos alimenticios de antes, puesto que se ha producido una «pérdida de calidad en la forma de comer». Para ello, indicó que hay que «ser conscientes de que comemos más de lo que debemos».

Muchos de los que pasan por su consulta aseguran que comen poco, «pero es que todavía se mueven menos», ya que, según Aguirre, «nuestra vida ha cambiado radicalmente».