Un diario de guerra en el archivo municipal de Talavera

Son 117 piezas documentales sobre la Guerra de la Independencia

EFE
TALAVERA Actualizado:

El archivero de Talavera de la Reina, Rafael Gómez, destaca «el gran interés» que tienen, desde el punto de vista militar, los documentos que sobre la Guerra de la Independencia ha adquirido el archivo municipal.

Gómez señaló que ayer se materializó un proceso de gestiones iniciado hace un año con la familia de José Luis Reneo, propietaria de las 117 piezas documentales del ejército extremeño al mando del General Gregorio Cuesta en su avance desde el oeste peninsular.

Los documentos están en buen estado de conservación, pues la calidad del papel es buena y están fechados entre el 14 de julio de 1809 y el 4 de diciembre de 1810. Son unos documentos interesantes, según Gómez, pues aportan información como «un diario de guerra como si fuera el cuaderno de bitácora de un capitán», pues, son papeles que cada día informan de la composición, ubicación y movimientos de los batallones y divisiones, o del nombre de los mandos al frente de las tropas.

Algunas de las cuartillas incluyen estadillos con la relación de muertos, heridos, prisioneros o extraviados en los recuentos diarios. Según el archivero, las gentes del Ejército llevaban unas comunicaciones y estadísticas muy organizadas, «son los que mejor suelen administrar sus archivos del personal de la administración», e incluso en el campo de batalla tenían archiveros.

Fusilamientos por sorteo

Entre las curiosidades de los papeles, Gómez alude a los numerosos soldados que abandonaron sus puestos en puertas de la batalla de Talavera, que tuvo lugar en las inmediaciones de la localidad entre los días 27 y 29 de julio de 1809. Estos abandonos, que principalmente se produjeron durante la noche, y que figuran como efectivos dispersos, fueron castigados con «fusilamientos al modo de escarmiento», que además se hacían de manera aleatoria, «por sorteo».

Los documentos e información que hubo entre los mandos, los oficiales y las tropas hace poco más de 200 años formarán ahora parte del archivo municipal, donde serán custodiados y donde están a disposición pública para estudios, investigaciones y consultas gracias a la gestión municipal que aprobó su adquisición.