El Defensor del Pueblo que suprimirá Cospedal abre una queja de oficio por la deuda de la Junta a las farmacias

El Defensor del Pueblo que suprimirá Cospedal abre una queja de oficio por la deuda de la Junta a las farmacias

Se mantiene el cierre de establecimientos para mañana como protesta

TOLEDO Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El Defensor del Pueblo de Castilla-La Mancha, institución que dirige el socialista José Manuel Martínez Cenzano —y que la nueva presidenta regional, María Dolores de Cospedal, quiere suprimir por duplicidad de funciones con la nacional—, ha abierto una queja de oficio sobre la situación del sector farmacéutico en la región por los impagos de la Junta al sector y la amenaza de cierres de las oficinas de farmacia.

La Oficina del Defensor, como encargada también de la defensa del Usuario del Sistema Sanitario de Castilla-La Mancha, se ha dirigido al consejero de Sanidad y Asuntos Sociales, José Ignacio Echániz, para notificarle su preocupación por la posible vulneración de dos Leyes regionales si se consuma el cierre, según informó ayer el Defensor del Pueblo en nota de prensa. El Defensor se ha dirigido también a la presidenta del Colegio de Farmacéuticos regional para comunicarle la apertura de este expediente y pedirle toda la información complementaria que desde el colegio consideren que debe tenerse en cuenta en la tramitación de esta queja.

El anuncio del Defensorcoincidió en el tiempo con la comparecencia de los diputados socialistas encargados de los temas sanitarios en las Cortes regionales, entre ellos el exconsejero, Fernando Lamata, que durante las semanas en que lleva «vivo» el conflicto se han mantenido en silenio y que han decidido hablar dos días antes del paro convocado por el sector farmacéutico, mañana jueves, como protesta por el impago de una deuda que el próximo 20 de agosto ascenderá a 175 millones de euros, si antes no se hace efectivo algún pago más.

Lamata abogó por que el Gobierno regional priorice el pago a las farmacias y le exigió que llegue cuanto antes a un acuerdo con los farmacéuticos y a una solución definitiva, para lo que ofreció el apoyo del PSOE «y lo que podamos aportar de conocimiento y de voluntad». Añadió Lamata que la farmacia «es una prioridad, porque estamos hablando a la atención a los pacientes y son más de 100.000 pacientes diarios los que acuden a farmacias en la región», por lo que pidió al Ejecutivo regional que dé prioridad al pago a los farmacéuticos, «como hacía el anterior Gobierno socialista» que presidía José María Barreda.

221 pagando

Recordó el exconsejero de Sanidad que el Estado transfiere mensualmente en torno a 350 millones de euros a la Comunidad autónoma y que el Gobierno de Barreda priorizaba la nómina de los funcionarios, que vienen a ser unos 275 millones de euros al mes, y en segundo lugar la farmacia, que eran unos 50 millones de euros al mes, siendo la dependencia la tercera prioridad. «Tenemos la conciencia muy clara y podemos explicar cmo hemos actuado y podemos verificar que 112 meses que fuimos responsables de la gestión de la farmacia se pagó puntualmente esa factura». En similares términos se expresó el portavoz de Sanidad en las Cortes, Fernando Mora, quien aseguró que hasta la llegada del nuevo Gobierno se había pagado «religiosamente» a los farmacéuticos «todos los años y todos los meses y no sabemos cuál es el motivo de que se haya dejado de pagar».

La «caja vacía»

El diputado regional del PP Francisco Cañizares señaló, por su parte, que la Junta está viendo la posibilidad de poner una fecha de pago a los farmacéuticos y que espera que la Consejería de Sanidad pueda establecer un día concreto, para lo que hay que conseguir las fórmulas de financiación. El parlamentario subrayó que la culpa de esta situación «no es de los que se sientan ahora en la mesa ni de los farmacéuticos», e incidió en que el actual Ejecutivo «se ha encontrado la caja vacía antes de afrontar los pagos. Cañizares añadió que desde el Gobierno regional se comprende el desasosiego de los que no cobran, pero ellos son extremadamente conscientes como todo el mundo de que la Junta está arruinada por las políticas de José María Barreda. El dinero no está donde tiene que estar, se ha gastado en otras cosas, pero ahora tenemos que mirar hacia delante».

Mientras, ayer se celebró en Toledo una reunión de todos los colegios de farmacéuticos de Castilla-La Mancha para explicar a los colegiados las últimas informaciones recibidas y la marcha de las negociaciones con el Gobierno regional de cara a arbitrar soluciones financieras para el pago de la deuda. Según fuentes consultadas por ABC, alrededor de las diez de la noche —hora en la que reunión continuaba— el cierre de oficinas de farmacia convocado para mañana jueves no había sido anulado.

Previamente, la presidenta de la patronal farmacéutica regional (Fefcam), María Dolores Espinosa, señaló a ABC que en los últimos días se ha abierto un período de diálogo «mucho más fluído» con la Consejería de Sanidad: «el propio viceconsejero me llamó el lunes para que nos reuniéramos con él», señaló Espinosa, quien reiteró que la propia factura farmacéutica debe ser el único aval para la concesión de préstamos financieros por parte de las entidades, y no el patrimonio personal de los farmacéuticos. «Las entidades deben implicarse, aceptar darnos crédito con el aval solo de la deuda que mantiene con nosotros la Junta».