La consejera confía en que los precios del aceite remonten

Soriano, satisfecha por la decisión del comisario europeo de activar el mecanismo de almacenamiento

TOLEDO Actualizado:

La consejera de Agricultura, María Luisa Soriano, expresó ayer su satisfacción por la decisión del comisario europeo de Agricultura, Dacian Ciolos, de activar ya el mecanismo de almacenamiento privado del aceite de oliva y confía en que sirva para que remonten los precios.

Soriano visitó ayer la cooperativa «Virgen de la Oliva» de Almonacid de Toledo, donde indicó que la campaña de aceite en Castilla-La Mancha ha sido «extraordinaria, con un aceite de muy buena calidad».

La consejera aplaudió que se active el almacenamiento privado y manifestó que su objetivo es que la aceituna «tenga un precio digno», para que los «agricultores puedan disponer de la renta que se merecen».

Aseguró también que el Gobierno regional «está ayudando e impulsando al sector» y, por eso, el pasado 25 de enero solicitó al ministro esa medida de regulación del mercado, «así como la necesidad que se modifiquen los precios de referencia, fijados hace 15 años y nada tienen que ver con la situación económica actual».

La titular de Agricultura explicó que los mecanismos de regulación del mercado «tienen que ser ágiles y activarse con rapidez para que puedan ser eficaces y no ocurra como en la campaña anterior, en la que el almacenamiento privado se activó en el mes de septiembre cuando la campaña ya estaba vencida y por lo tanto, no sirvió de nada».

Asimismo, Soriano confesó tener «muchas esperanzas» en esta campaña del aceite y que los precios remonten. «Esperamos un buen repunte, porque entendemos que no hay ningún exceso de producción que pueda justificar la caída de los precios. En el año 2009, cuando se reactivó el almacenamiento privado, se consiguió un repunte de aproximadamente un 25 ó 30 por ciento en las cotizaciones del aceite», señaló.

Por último, hizo hincapié en el desequilibrio existente entre el productor y el distribuidor del sector olivarero, una situación de desventaja para el productor que es necesario reforzar. Una las maneras de hacerlo es a través de la agrupación de cooperativas desde el punto de vista de la comercialización, «una integración comercial para poder facilitar la venta del aceite, no solo en el mercado nacional, sino en el internacional».