MI RINCÓN DE PENSAR

Como siempre

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

En ciertas ocasiones, cuando hay unas elecciones cercanas, los políticos repiten actuaciones. Me refiero a la divulgación y propaganda hasta la saciedad de lo que se ha hecho, se está haciendo o se hará bajo promesas que muchas se incumplen. En este enfoque quiero destacar la publicidad hecha sin el menor sonrojo por nuestro Ayuntamiento de Toledo a través del concejal de Urbanismo y Vivienda, Javier Nicolás sobre la anhelada A-40.

Anunciaba Nicolás, que el primer tramo de la futura A-40 va a funcionar en octubre y que todo lo demás, tramo de Toledo a Torrijos, estará listo a finales de 2012. Es decir, nada nuevo bajo el sol y que no supiéramos. Lo curioso es que lo dice el Ayuntamiento, quien no financia la obra. Se atreven a decir que si habrá carril bici, plantas y no sé cuántas cosas más. Ciertamente para esto último, no indican fecha. Puestos ya, que la digan, que muchos estamos deseando oírlo, que llevamos ya con el cuento de la A-40 desde 1996; sumen, sumen y verán los años que llevamos esperando el fin de la «carretera tortuga».

Sobre el tramo que se abrirá en octubre, debería haberse abierto en septiembre, al comenzar los colegios, pues está afectando de lleno al colegio Europa. Si todo hubiera ido a «una velocidad adecuada», frase del concejal, eso ya debería estar hecho. Pero mientras que han trabajado a veces sábados y domingos por la mañana, ha habido semanas enteras que no han aparecido ni máquinas ni obreros.

Las medallas del éxito se las lleva nuestro alcalde y futuro senador. Es decir, que los vecinos no hemos hecho nada, solo aguantarnos y quemarnos. Les recordaré que hemos mantenido una decena de reuniones con representantes de los distintos gobiernos durante quince años y hemos protagonizado varias manifestaciones, la última en febrero de 2008. Andan flojos de memoria. Lo del carril bici, el bulevar, las rotondas, etc, es tan antiguo como la canción del «la-la-la». Así pues, dígannos cuándo lo vamos a disfrutar y déjense de milongas. Sí, ya sé que el 20-N está cerca, pero déjennos al menos una medalla de bronce o latón para los sufridores vecinos.