El «Código Ictus» salvó 400 vidas

Más de 400 pacientes con infarto cerebral se beneficiaron de este «rápido» protocolo

TOLEDO Actualizado:

Un total de 425 pacientes con infarto cerebral se han beneficiado de la activación del Código Ictus en Castilla-La Mancha, desde que hace dos años se pusiera en marcha este protocolo que tiene como objetivo mejorar la atención inmediata de los pacientes que sufren esta patología, que se produce como consecuencia de una repentina interrupción del riego sanguíneo en una parte del cerebro, ocasionando una destrucción rápida de las neuronas afectadas.

Teniendo en cuenta, exclusivamente, los pacientes valorados por las Unidades Móviles de Emergencias, durante el primer año, el Código Ictus fue activado en 134 ocasiones, mientras que el año pasado se produjeron 221, lo que supone un incremento del 64, 92 por ciento. En los meses que llevamos de 2011 ya se ha activado en 70 ocasiones, con lo que se ha producido un incremento del 40 por ciento con respecto al mismo periodo del año anterior, informó la Junta en nota de prensa.

De los 221 pacientes que se beneficiaron de la activación de este protocolo el año pasado, el 63 por ciento fueron varones y el 37 por ciento mujeres, mientras que la media de edad se situó en los 70, 2 años. Según los datos que maneja la Gerencia de Urgencias, Emergencias y Transporte Sanitario del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam), los ciudadanos que solicitaron ayuda al Centro de Coordinador de Emergencias 112 de Castilla-La Mancha por un posible ictus, lo hicieron cuando el episodio de enfermedad llevaba una media de evolución de 53, 5 minutos.

Con la activación del protocolo se consiguió que el paciente accediera al servicio de Urgencias de un hospital capacitado para aplicar terapia de trombolisis 54 minutos después de la llamada, cumpliendo así con la recomendación de la Estrategia Nacional del Ictus del Sistema Nacional de Salud que establece que entre ambos tiempos no se excedan los 120 minutos. El Código Ictus fue fruto de un trabajo de consenso entre todos los Servicios de Neurología de los hospitales de la región y la Gerencia de Urgencias, Emergencias y Transporte Sanitario. Actualmente implica a todos los profesionales de Atención Primaria, los de la propia Gerencia de Urgencias y los de los cinco hospitales capacitados para realizar terapia trombolítica en el ictus (Albacete, Toledo, Mancha Centro, Ciudad Real y Cuenca).