Los centros privados infantiles piden acuerdos para la concertación de plazas

Denuncian que se ha producido una «ruptura entre la oferta y la demanda»

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

TOLEDO

La presidenta de la Asociación de Centros Privados Infantiles de la provincia, María Jesús Carrillo, demandó ayer la consecución de acuerdos con las administraciones para la concertación de plazas antes de abrir centros nuevos, y que se aumenten las ayudas directas a los padres para que sean ellos quien elijan dónde quieren llevar a sus hijos.

Carrillo hizo estas peticiones tras denunciar la «grave situación» actual que están sufriendo los centros privados infantiles, debido a «una ruptura entre la oferta y la demanda», situación que ha ocasionado que en algunos pueblos como por ejemplo en Argés «haya un exceso de plazas ofertadas en el mercado».

Por ello, la presidenta de la Asociación señaló que los objetivos de este colectivo son «conseguir una mayor eficiencia del gasto y que se optimice la experiencia de los centros infantiles privados en vez de gastar dinero en construir plazas nuevas que, en algunos casos, no se llegan a cubrir».

La Asociación pretende que el gasto de la Administración se limite a las plazas asignadas y en uso, lo cual evitaría los gastos derivados de construir nuevas guarderías y de mantener las ya existentes, optimizando así el dinero.

En este sentido, Carrillo se refirió a la nueva escuela infantil «Ana María Matute» construida en el Polígono, un centro público pero con gestión privada, para detallar que con el mismo coste que ha supuesto se podrían concertar las plazas y para los padres el coste «sería el mismo», teniendo en cuenta la subvención que reciben de la Administración.

«Este centro — apuntó la presidenta— puede costar a un padre 228 euros más la subvención de la administración (unos 139 euros) y un centro privado lo mismo». Sobre ese mismo centro detalló que el coste que le ha supuesto al Ayuntamiento su construcción por plaza será de 18.000 euros, mientras que en un centro privado de las mismas características, y cumpliendo sobradamente la legislación, costaría por plaza unos 5.700 euros, tres veces menos.

Una problemática de la que ya ha tomado nota el consejero de Educación, Cultura y Deportes, Marcial Marín, con quien la Asociación se reunió la semana pasada y se mostró «muy receptivo» a sus planteamientos, a la vez que se comprometió a estudiar «muy seriamente» dónde es necesario crear plazas o colaborar con el sector privado, así como a mantener un diálogo «fluido».