PATRIMONIO

Castilla y León estudiará el traslado de tres tallas a Toledo

LEÓN Actualizado:

El Procurador del Común de Castilla y León ha admitido a trámite una queja de una cofradía de Grajal (León) contra la Dirección General de Patrimonio de la Junta, cuatro años después de que las monjas Carmelitas que vivían en el pueblo se llevaran tres tallas, que consideran suyas, a su nueva residencia a Toledo.

Se trata de la Cofradía de Nuestra Señora de la Antigua y San Antonio de Padua de Grajal, que lleva desde 2006 reclamando dichas tallas a estas monjas de clausura, que vivieron en Grajal de Campos desde 1881, pero que optaron por cambiar su residencia a un convento de Toledo. Son tres tallas del siglo XVII, no «son unas esculturas cualquiera».