Barreda destaca su apoyo y comprensión a los agricultores

El candidato socialista visitó Villa, Puebla de Almoradiel, Villacañas, Villafranca y Mora

TOLEDO Actualizado:

En su visita ayer a las localidades de La Villa de Don Fadrique y La Puebla de Almoradiel, el candidato del PSOE a la Presidencia de Castilla-La Mancha, José María Barreda, lanzó un mensaje de «apoyo, solidaridad y comprensión a los agricultores, viticultores y ganaderos» y aclaró que estas «no son palabras vacías» porque está «trabajando con ellos» —recientemente a través de la Estrategia Regional de la Viña y el Vino de Castilla-La Mancha—, «hablando con el sector, negociando con él, llegando a acuerdos». «En La Mancha no tenemos mala uva», recalcó.

Además de defender la necesidad de «meter los dedos en los problemas», el dirigente socialista habló de la uva y de la necesidad de ser «los primeros en exportación y elaborar vinos de calidad y saber venderlos, exportándolos. Ese es el reto que nos queda por ganar», dijo. Asimismo, mostró su «preocupación» por el agua, donde la política del Gobierno regional es «muy clara» frente a la de su oponente electoral, María Dolores de Cospedal, que «ha fallado» cada vez que se ha necesitado su ayuda.

Previamente, en la Casa de la Cultura de La Puebla de Almoradiel, Barreda criticó a Cospedal: «No se puede nadie dedicar a Castilla-La Mancha en los ratos perdidos», señaló.

Por otra parte, el candidato socialista a la reelección ha criticado el «folleto que oculta el distintivo del PP y es absolutamente negativo, destructivo y se dedica a decir mentiras sobre mi persona y mi gestión». Y ha añadido que durante esta campaña electoral él no ha insultado, «ni me he metido con nadie», porque «no hago lo que hacen conmigo».

En su visita a Villacañas, Barreda sorprendió a los presentes al empezar su discurso afirmando: «estos días voy como una moto conducida por Julito Simón: rápida pero segura», en referencia al piloto natural de la localida, lo que provocó los aplausos de los presentes, colectivos y asociaciones de Villacañas. «Tengo que acabar porque yo me apasiono», ha reconocido.

Luego visitó Villafranca de los Caballeros, donde Barreda comenzó comprometiéndose a abrir la residencia para mayores de la localidad «en cuanto pase el día 22”.

La jornada de Barreda terminó en Mora en la Casa de la Cultura debido a la lluvia, donde esgrimió la «diferencia fundamental» entre quienes «dedicamos» todos los días a trabajar por la comunidad autónoma y quienes «sólo dedica un par de día a la semana como si fuera un segundo plato». En Mora no tenía por menos que hablar del olivar, del que defendió una solución al «problema del precio» y conseguir el almacenamiento privado, y ha agregado que «todo menos la especulación» y que las grandes superficies comerciales utilicen el aceite de oliva «como señuelo».