Aumentan las indemnizaciones para los afectados por el consumo de pollo del Grupo Sada

Los animales, contaminados por salmonella, procedían de Lominchar

ABC
TOLEDO Actualizado:

Las indemnizaciones para los afectados por los pollos contaminados por salmonella provenientes de la planta que el Grupo Sada tiene en Lominchar han aumentado un 20 por ciento en concepto de daño moral, según la Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios (Ausbanc).

La Asociación ha explicado que una sentencia del 30 de mayo del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 3 de Colmenar Viejo (Madrid) se basa a la hora de cuantificar las indemnizaciones en un Acuerdo de Unificación de Criterios «adoptado por la Audiencia Provincial de Madrid, que aboga por la aplicación del baremos de accidentes por automóvil con carácter general».

La Asociación ha puntualizado que las indemnizaciones reclamadas de manera individual ascendían a cuantías de entre 1.500 y 2.000 euros por afectado, rebajadas por el Juzgado a una media de entre 400 y 500 euros, con excepciones justificadas en casos con necesidad de hospitalización o secuelas padecidas que incrementan las cuantías.

3.000 afectados

Según Ausbanc, cerca de 3.000 personas se vieron afectadas en el verano de 2005 por pollos contaminados por salmonella fabricados por el Grupo Sada y comercializados bajo las marcas de «Sada» y «Pimpollo», que se trató «del mayor brote de salmonelosis registrado en España en muchos años y el más extendido debido a la amplia cadena de distribución de la empresa». Según los datos de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica y la Agencia Española de Seguridad Alimentaria (AESA) recogidos por Ausbanc, «fueron cerca de 3.000 las personas afectadas en todas las comunidades autónomas salvo Canarias y la Ciudad Autónoma de Melilla.De ellas, más de 300 tuvieron que ser hospitalizadas como consecuencia de la intoxicación, que se cobró una víctima mortal en Valencia», añade Ausbanc en nota de prensa.

Consumo puso en marcha una campaña de información y defensa de los consumidores afectados, y sus servicios jurídicos atendieron de forma individualizada, en función de las concretas circunstancias personales, la cuantía de las indemnizaciones a cobrar por las víctimas.

La infección se produjo durante el proceso de producción en la planta de Lominchar, donde la empresa «cometió varias irregularidades» en el proceso de fabricación del producto, como «la contaminación por salmonella a consecuencia de su almacenamiento a temperatura ambiente, el fallo en el tratamiento térmico y la dosificación del jugo infectado a través de un tubo modificado donde persistía el foco de contaminación».

Cuantiosas sanciones

Ausbanc ha defendido que «se puede hablar de fallo en los mecanismos y procedimientos de prevención y control de la propia empresa como responsable principal de lo sucedido, así como de la Administración, puesto que en la revisión que llevaron a cabo los inspectores de la región en la planta industrial el 26 de julio de 2005 no se detectaron irregularidades». La Asociación ha puntualizado que la Consejería de Sanidad impuso posteriormente «cuantiosas sanciones a Sada por una falta grave —no comunicar a Inspección la modificación en el suministro de la salsa— y otra muy grave —por comercializar productos destinados a consumo humano contaminados con salmonella—».