Zoido: «La inseguridad ciudadana en la región es una de las más bajas del país»

ABC
Actualizado:

TOLEDO. El delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, Juan Ignacio Zoido, ha señalado que el nivel de inseguridad ciudadana en la región es de los más bajos del país, en referencia a la petición del Grupo Socialista en las Cortes regionales de incrementar la dotación policial en la región.

El delegado lamentó, no obstante, el desgraciado suceso del joyero asesinado recientemente en Albacete por unos atracadores, pero destacó la rápida intervención de la policía para detener a los agresores.

Según Zoido, la seguridad en esta región está garantizada, tanto por el número de efectivos policiales como por la coordinación existente entre los cuerpos de la Policía y de la Guardia Civil que, dijo, «están dando la respuesta adecuada».

Respecto a la huelga general, el delegado del Gobierno reiteró que la jornada se había caracterizado por el bajo nivel de participación de los trabajadores y por la falta de incidentes en toda la Comunidad autónoma.

Aunque destacó los casos de cierre de establecimientos con silicona «y otros objetos», y deseó que «nunca haya otra convocatoria porque confiamos en el diálogo para solucionar cualquier tipo de conflicto, como ya ha manifestado el Gobierno».

Zoido hizo estas declaraciones durante la entrega de los premios San Juan que la Federación de Empresarios de Albacete celebró en el Parador de Turismo «La Mancha».

A este respecto, el delegado del Gobierno declaró que los empresarios son el principal motor para que España siga creciendo por encima de la media europea y que «siga, a pesar de la crisis, remontando la situación anterior».

Por último, Juan Ignacio Zoido manifestó que el Gobierno del PP lo que quiere «es configurar el entramado social legislativo y económico necesario para que la iniciativa privada sea la que siga impulsando el desarrollo social y económico del país».

Un problema social

Las declaraciones de Zoido sobre los niveles de inseguridad ciudadana en la región se producen un día después de la petición del Grupo Socialista, realizada en el Pleno de las Cortes regionales, de que el Gobierno central habilite un mayor número de efectivos, tanto de policía nacional como de guardias civiles, ante el incremento de la inseguridad ciudadana. En concreto, la petición del PSOE, a la que el Grupo Parlamentario Popular votó en contra, consiste en dotar a las plantillas de las fuerzas de seguridad en la región con no menos de 700 policías nacionales y 700 agentes de la Guardia Civil. El PP argumentó en el Pleno del Parlamento autónomo que «la delincuencia no es un problema gubernativo ni policial sino social».