Los cazadores furtivos asaltan pueblos como Novés
Los cazadores furtivos asaltan pueblos como Novés - ABC

Los vecinos de Novés se sienten indefensos ante los furtivos

La Real Federación Española de Caza insta a los cazadores a que aumenten su colaboración con las autoridades y el Seprona para poner fin a la situación de inseguridad ciudadana

Toledo Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Desde hace más de dos años, los vecinos de la localidad de Novés (2.700 habitantes) se sienten indefensos y el miedo se ha apoderado de ellos por las amenazas y extorsiones de las que son victimas por parte de los cazadores furtivos.

Al parecer, estas personas que cazan sin permiso entran en fincas del municipio de la comarca de Torrijos, destrozan cultivos y en otros casos roban galgos y perros de caza de gran valor, pero nadie se atreve a denunciar.

«Me preocupa como alcalde el clima de miedo que se ha generado, pero algunos son conocidos y mis vecinos no van al cuartel de la Guardia Civil a denunciar los hechos», ha confirmado a ABC el regidor de Novés, José Hernández.

La Real Federación Española de Caza (RFEC), conocedora de estas noticias, ha instado a los cazadores a que aumenten su colaboración con las autoridades y, en especial, con el Seprona para poner fin a la grave situación de inseguridad ciudadana que están causando los furtivos, que «no sólo están esquilmando las liebres de los cotos de la localidad, robando galgos y destrozando cultivos al pasar sobre ellos con vehículos todoterreno, sino que, además, están haciendo uso de actitudes violentas que incluyen amenazas y extorsiones a agricultores y guardeses de las fincas de esta zona, que afirman sentirse indefensos ante esta situación».

Actividad delectiva

Ángel López Maraver, presidente de la RFEC, ha insistido en que los cazadores deben ser los primeros en denunciar a los furtivos y luchar contra la lacra del furtivismo, «una actividad delictiva que perjudica a las especies, al campo y a los cazadores que cumplen con la ley, y que ahora también está poniendo en riesgo la seguridad personal de los vecinos de Novés».

Desde la RFEC han pedido al Seprona de la Guardia Civil que aumente sus efectivos en la zona para poder detener a estos delincuentes y poner fin al grave problema de inseguridad que los furtivos están causando.

También el alcalde y los presidentes de la Junta Local de Caza y la Cámara Agraria, se han reunido recientemente con el subdelegado del Gobierno, Fernando Sanz, para solicitar que se aumente el número de efectivos en el cuartel de Fuensalida, ahora trabajan seis agentes, que atiende además de a esa localidad, a Novés, Huecas y Portillo. «De momento no está previsto», ha dicho muy preocupado José Hernández, quien reconoció que municipios vecinos como Villamiel y Gerindote sufren el mismo problema.

«Se aprovechan de que son pueblos pequeños y se valen del miedo para sus fechorías. A un vecino le dieron una paliza y no se atrevió a denunciar, y algunos de estos furtivos incluso se mofan de nuestra gente publicando fotos en redes sociales posando con los trofeos. Bueno, es que se ha cerrado la veda a principios de febrero y siguen cazando», ha confesado.