El turismo de congresos movió más 225.000 millones pesetas en 2000

El turismo de congresos celebró el año pasado en España un total de 10.073 reuniones y jornadas en las que participaron más de 1.800.000 personas, que generaron un impacto económico directo en las ciudades que los acogieron de 225.310 millones de pesetas. Estas son algunas de las cifras que se manejaron ayer en la asamblea general que celebró en Toledo la Spain Convention Bureau (SCB), que agrupa a 35 ciudades de congresos de toda España.

TOLEDO. Efe
Actualizado:

En un receso de la reunión, el presidente del SCB y alcalde de Alicante, Luis Díaz Alperi, comentó a los periodistas que el turismo de congresos «es cada vez más interesante» por el alto nivel adquisitivo de los participantes y por la actividad económica que generan sus acompañantes en la ciudad que acoge los eventos. Así, continuó Díaz Alperi, el objetivo de la asamblea es poner en común las experiencias de las ciudades componentes del SCB -la mayoría de ellas capitales de provincia con infraestructuras, capacidad y servicios para acoger reuniones, convenciones y congresos- y aprovecharlas entre todos.

Según Díaz Alperi, España es pionera en el turismo de tour-operadores con 52 millones de visitantes al año que, sin embargo, no dejan unos dividendos tan elevados como los que generan los participantes en congresos. En términos generales y según el informe estadístico del SCB, en el último año aumentaron significativamente (un 127 por ciento) el número de jornadas y el de convenciones (un 6,3), mientras que descendió el de congresos un 10,4, bajada que se justifica por la desaceleración económica.

Del total de reuniones celebradas en 2000, en un 53,93 por ciento el número de participantes estuvo entre los 50 y los 150, un 20,36 tuvieron entre 151 y 250, la horquilla 251 a 500 tuvo un porcentaje del 15,89, mientras que los eventos de entre 501 y 2000 delegados supusieron poco más del 8 por ciento del global.

Respecto a la duración de los eventos, más de la mitad de ellos (el 51,08) se prolongaron dos días y el 40 por ciento entre 3 y 4, siendo los hoteles de cuatro y tres estrellas los preferidos por los asistentes para alojarse, con unos porcentajes del 57,73 y el 26,31 por ciento.

IMPACTO EN LAS CIUDADES

El gasto de los congresistas, el 50 por ciento del cual se dedica a alojamiento e inscripción, varía entre las 60.000 pesetas en Madrid y Barcelona y las casi 44.000 de las ciudades con menos de 200.000 habitantes, situándose el gasto medio en las 45.624 pesetas, un aumento de 2.000 pesetas respecto a lo promediado en 1999. De este consumo, más del 30 por ciento se reparte en comida (un 18,83), compras (9,65) y ocio (8,28). En este sentido, el impacto económico del turismo de congresos en las distintas ciudades es «muy considerable» según este informe, ya que se situó en el 2000 en 225.310 millones de pesetas, un aumento de 16.242 millones respecto a 1999.

Los meses que más encuentros registran son noviembre y octubre con el 14,39 y el 13,20 por ciento respectivamente, mientras que agosto y diciembre son los que menos con el 1,05 y el 4,21. Por sectores es el económico-empresarial el que más reuniones genera con el 22,17 por ciento, seguido por el médico-sanitario con el 20,17 y el cultural con el 11,68.

El Spain Convention Bureau está compuesto por 35 ciudades, después de que ayer fueran admitidas las de Arrecife (Lanzarote) y Cuenca, que se dividen en cuatro horquillas según el número de habitantes que poseen.