La alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, ha asistido al concierto ofrecido por la cantante israelí Noa en la sinagoga de Santa María la Blanca en el marco de la reunión de los patronos de la Fundación Hispanojudía que se ha celebrado en Toledo

Tras 606 años, se ha vuelto a rezar en hebreo en la antigua Sinagoga Mayor de Toledo

Acto de fraternidad judeo-cristiano

TOLEDOActualizado:

En el marco de la reunión anual del Patronato de la Fundación HispanoJudía, celebrado el miércoles en Toledo, y conjuntamente con el Arzobispado, tuvo lugar un histórico acto de fraternidad judeo-cristiana en el que la cantante israelí Noa entonó piezas hebreas y el Ave María de Schubert. Por primera vez se volvió a celebrar un rezo en hebreo en la que fue la sinagoga más importante del mundo en su época.

El evento tuvo un especial significado por celebrarse precisamente en la que desde 1180 y durante 211 años, fuera la Sinagoga Mayor de Toledo; tras el pogromo del 1391 -que alteró profundamente la coexistencia judeo-cristiana en el reino de Castilla- la Sinagoga se convirtió en la Iglesia de Santa María la Blanca en 1412. Desde aquella fecha hasta ahora, no se había vuelto a celebrar en ese templo ningún culto hebreo, por lo que este acto de hermanamiento judeo-cristiano, estuvo cargado de un profundo simbolismo histórico, social, cultural y religioso.

En este excepcional escenario, participaron Milagros Tolón, alcaldesa de Toledo, Juan Manuel Uceta, delegado diocesano de Relaciones Interconfensionales, el presidente del Tribunal Rabínico de España Rav Moshé Bendahan, que recitó en hebreo fragmentos del kadish, y David Hatchwell Altaras, presidente de la Fundación HispanoJudía, que resaltó el profundo significado de hermanamiento del acto.

Santa María la Blanca está en la actualidad abierta al público como museo y centro de divulgación, en el que se desarrollan actividades culturales y educativas.

La Fundación HispanoJudía fue creada en 2016 por sus tres patronos fundadores, David Hatchwell (presidente), Alberto Ruiz-Gallardón (vicepresidente) y Javier Cremades (secretario general). Hoy cuenta con más de cuarenta patronos españoles e internacionales, judíos y no judíos, que tratan de llevar a cabo sus fines fundacionales de divulgación de la cultura judía y crear en Madrid su proyecto estrella: el Museo Judío de España.