Toledo se volcó con su Virgen

Actualizado:

I.M.PRADA,T.R.BRITO

TOLEDO. La imagen de la Virgen del Sagrario, «hija predilecta de la ciudad» -en palabras del deán de la catedral, Juan Sánchez- fue ayer la protagonista de un día de sol y calor en que se celebraba la Asunción de la Virgen al cielo, «pura y libre de mancha». El día 15 de agosto de cada año es una jornada de júbilo y reflexión en todos los rincones de España, con su Virgen de agosto y su ascensión a los cielos «acogida en todo su ser, espíritu y cuerpo, en la morada de Dios», añadió el prelado.

«La Iglesia está de fiesta en toda España, pero cada lugar colorea el día de diferente manera», relató Braulio Rodríguez y explicando así la forma en que los fieles toledanos, un año más, salieron en tropel «rezando y aplaudiendo» y mostrando su cariño a las medallas de Nuestra Señora del Sagrario, para luego beber de los botijos que, por segundo año consecutivo, se dispusieron en el patio de la Puerta del Reloj de la catedral, debido a las obras del claustro.

Estas tradiciones se han visto modificadas este año, como adelantó ABC, por la gripe A y su posible contagio. Ante la bella imagen de la Virgen, con su hermoso manto, se han colocado unos carteles informativos junto a las medallas que, por orden del Cabildo, recomiendan a los feligreses «no besar las medallas, sino tocarlas con la mano por razones de higiene y recomendación médica». El dichoso virus rompía así con una tradición centenaria pero no pudo con la devoción de unos fieles que participaron tanto dentro como fuera del templo. Y es que en el patio de la Puerta del Reloj, si bien las recomendaciones indicaban llenar el agua del aljibe catedralicio con vasos desechables y no beber directamente de los botijos, hubo quien, al igual que con las medallas, hicieron caso omiso porque «si nos tiene que coger la gripe A, nos cogerá de todas formas». Algo que

Pasa a la página siguiente