Toledo tendrá antes de fin de año un centro para aplicar la Ley del Menor

El Gobierno Regional ha condicionado la gestión a la ONG O,Belen del centro terapéutico de menores de Toledo a que esté funcionando antes de que acabe el año y que acogerá a doce jóvenes con transtornos de conducta a partir de los dieciséis años. Según explicó el director general de Servicios Sociales de la Junta, los costes de funcionamiento serán bastante elevados.

TOLEDO. ABC
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Se trata del primer centro de estas características que tendrá el Gobierno Regional para poder cumplir con las exigencias de la Ley de Responsabilidad Penal del Menor, que requiere también otro tipo de centros, cerrados, semiabiertos y abiertos, además de terapéuticos.

Según dijo ayer el director general de Servicios Sociales de la Junta de Castilla-La Mancha, Luis Más, la citada entidad se encargará de buscar el lugar más adecuado para instalar el centro y de contratar al personal (psicólogos, psiquiatras, educadores, vigilantes, etc.).

30.000 PESETAS POR PERSONA Y DÍA

Mas explicó que este tipo de centros, que son financiados por las Comunidades Autónomas, son muy caros porque para atender a un grupo de doce jóvenes se necesita una plantilla de entre dieciséis y diecisiete personas.

Dijo que por la referencia que tiene de otras Comunidades Autónomas el coste por persona y día está en torno a las 30.000 pesetas, aunque trataremos -señaló- de que sea menor a esta cifra.

El centro tendrá, previsiblemente, cuatro módulos, para albergar de forma separada a varones y a mujeres y para dividir a los internos en tramos de edad porque podría tener también un módulo para jóvenes de entre los catorce y los dieciséis años.

Por otro lado, Luis Más dijo que la residencia de ancianos que prevé construir la Junta en el polígono de Santa María de Benquerencia de Toledo podría estar funcionando en el año 2003.

Tendrá capacidad para albergar entre 120 y 140 personas, parte de ellas procedentes de la actual residencia del Hospitalito del Rey, situada en el casco histórico de Toledo, que se cerrará para este uso porque no reúne las condiciones de accesibilidad que se requiere para este tipo de personas, la mayoría octogenarias.