Toledo, provincia más afectada en el primer temporal de invierno

Toledo, provincia más afectada en el primer temporal de invierno

Actualizado:

V. S. / M. V.

TOLEDO. Aunque Protección Civil de Castilla-La Mancha comunicó a última hora del domingo la alerta tan sólo para las provincias de Albacete y Cuenca, la zona este y centro de la provincia de Toledo -incluida la capital- amaneció con un gran manto de nieve, como no se conocía en los últimos años tanto por su espesor, que llegó a ser de casi veinte centímetros, como por la cantidad de horas que estuvo nevando, desde la madrugada hasta pasado el mediodía.

Esta primer gran temporal de invierno, en el que Toledo ha sido una de las provincias más afectadas de toda España, provocó también muchos problemas de tráfico. Fueron más de cien los accidentes de circulación, además de los pequeños choques entre vehículo, cuando la media no supera los 37 diarios. Ha habido que lamentar una víctima en Madridejos, un conductor de una motocicleta que se salió de la vía sobre las 8 de la mañana en la A-4.

Sin clase por la nieve

Muchos colegios de la provincia tuvieron que suspender las clases en la zona de Toledo, La Sagra, la Mesa de Ocaña y la Mancha. En unos pueblos no hubo clase porque los profesores no pudieron llegar por el estado de las carreteras, como en Villasequilla, Numancia de la Sagra, Villamiel o Arcicóllar, y en otros porque se suspendió el servicio de transporte escolar, sobre todo en Secundaria.

«Nuestra premisa era garantizar la seguridad del alumnado», explicó a ABC el delegado provincial de Educación, Francisco José Galán, quien confirmó que las incidencias en las cuatro zonas de la provincia afectadas por el temporal sólo afectó al 30 por ciento de los centros de Infantil y Primaria. Sin embargo todos los institutos de Secundaria sufrieron problemas por la anulación -siempre por recomendación de la Guardia Civil-, de las rutas de transporte escolar.

En los centros de Secundaria de Toledo, a los que llegan muchos alumnos de los municipios cercanos, se recomendó que estos estudiantes regresaran a sus domicilios sobre las doce de mediodía, ya que no dejaba de nevar y en prevención a posibles problemas de circulación.

En la región se dobló el número de llamadas al servicio de emergencias 112 y sólo en la provincia de Toledo se atendieron 115 incidencias en las primeras doce horas. Y en la red de carreteras las mayores dificultades se registraron en la red principal, en la A-3 y la A-4; en esta última, a la altura de Madridejos, más de cuarenta camiones estuvieron horas esperando a que se abriera la circulación para los vehículos pesados.

En la capital toledana, que ofrecía una bella estampa navideña y que fue inmortalizada por cientos de fotográfos improvisados, se han movilizado unos cien trabajadores de los servicios municipales para paliar los efectos de la nevada que provocó algunas complicaciones en el tráfico, especialmente en el Casco. El transporte urbano, que sufrió algunas complicaciones después de que un autobús se cruzara en la calzada en la Cuesta de Carlos V, por lo que se optó que todas las líneas del bus urbano sólo llegaran hasta Bisagra durante las primeras horas del día.

Fueron muchas las personas que no pudieron llegar a su puesto de trabajo en la capital debido a que se cortó la carretera de La Nieves y también la de Cobisa, en donde la Guardia Civil impedió el paso a los vehículos, hasta pasada la una de la tarde, para evitar accidentes y problemas circulatorios.

Tira y afloja

El temporal también produjo un tira y afloja entre los políticos de la ciudad. El secretario regional del PP en Castilla-La Mancha, Vicente Tirado, criticó la «improvisación» del Ejecutivo regional y la «dejadez» del gobierno municipal, quienes, según sus palabras, dejaron a la región y a la ciudad de Toledo «totalmente colapsadas». «Gobernar significa prever y poner soluciones», dijo Tirado, quien lamentó que en la única autovía de competencia autonómica, la Autovía de los Viñedos, «no hubiese ningún quitanieves a las ocho de esta mañana».

Fue el concejal de Gestión de los Servicios, Gabriel González, quien contestó a Tirado y le pidió que «no haga más el ridículo con este tipo de declaraciones gratuitas, porque en política no vale todo y menos insultar a las más de cien personas que han estado trabajando toda la mañana para que los servicios municipales funcionen correctamente en Toledo».