Sobre el olvido y el daño al patrimonio

Sobre el olvido y el daño al patrimonio

Patrimonio desparecido en Guadalajara , de José Luis García de Paz. Aache ediciones; Guadalajara 2011. Segunda edición

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La primera edición de este libro apareció en 2003 y es una verdadera suerte (y un éxito) que haya visto una segunda: eso ratifica el valor intrínseco del libro y además que hay un público sensibilizado por algo tan importante como la conservación de nuestro patrimonio cultural.

El libro nos ofrece una relación muy amplia, exhaustiva, de elementos desaparecidos palacios, (monasterios, retablos, enterramientos, escudos, rollos, manuscritos, fueros, etc.) en el ámbito del patrimonio artístico de Guadalajara, especialmente a lo largo del siglo XX.

Dentro del concepto «desaparición» el autor incluye tanto la perdida accidental, debida a miles de vicisitudes humanas, como el expolio intencionado; de ambos supuestos existen numerosos ejemplos en este libro. El caso más significativo -y quizá el más conocido- es el traslado (piedra a piedra) del monasterio de Óvila a Estados Unidos, pero no es ni mucho menos el único: la iglesia de san Antonio de Mondéjar o el monasterio de Bonaval, en Retiendas, un capitel de la iglesia románica de Labros, un cuadro de El Españoleto desaparecido en Cogolludo, o la imagen de san Mamés en Mazarete (estos dos últimos felizmente recuperados) son algunos de los muy numerosos ejemplos que García de Paz narra en este libro.

En opinión de un reconocido experto en Arte, Juan Antonio Gaya Nuño «lo destruido en las indicadas guerras (de Sucesión, de la Independencia, Guerra Civil) ha sido mucho menos cuantioso que lo perdido en siglo y medio de paz, a consecuencia de que se estaba realizando un atentado».

El cuerpo del libro se divide en tres grandes apartados: el primero dedicado al patrimonio religioso (iglesias, conventos, monasterios, etc.); un segundo dedicado al patrimonio civil (castillos, torreones murallas -las de Hita y Cogolludo por ejemplo-, palacios y casonas), y uno último, centrado en el patrimonio considerado menor: rollos y picotas, pairones, fuentes, escudos nobiliarios, artesonados, etc. etc.

En definitiva, un libro importante y necesario, que como alguien ha dicho sería mejor que no hubiese tenido que escribirse; pero la realidad es así y el autor, llevado por su gran conocimiento y su amor por su tierra, ha reflejado en él el daño que el tiempo y los humanos han infringido en uno de sus bienes, su patrimonio cultural.