Siete extranjeros detenidos en cuarenta días por robos en cabinas telefónicas

La empresa responsable de las cabinas públicas en la provincia declina facilitar datos a la prensa sobre el elevado número de robos que se han producido

MANUEL MORENO
Actualizado:

TOLEDO. La Guardia Civil y la Policía Local de algunos municipios han detenido en la provincia a un total de siete extranjeros en cuarenta días por el robo en cabinas telefónicas, una modalidad delictiva muy extendida por toda España que en Toledo tiene ramificaciones. En la mayoría de las detenciones, a los ladrones se les incautaron taladros inalámbricos (funcionan con batería) con los que conseguían abrir un agujero por el que lograban con un cable desplazar el sistema de bloqueo y sacar la hucha con la recaudación.

Es uno de los «modus operandi» empleado últimamente por los ladrones de cabinas en la provincia, la mayoría de ellos rumanos. En otros casos, como ocurre en Talavera de la Reina y alrededores, emplean un misterioso aparato más sofisticado, probablemente hidráulico, con el que logran reventar por presión el sistema de seguridad para hacerse con la hucha sin esfuerzo.

Las últimas siete detenciones arrancaron el 11 de octubre, con el arresto en Illescas de un rumano de 42 años por parte de la Policía Local.

Días después, el 29 de octubre, dos compatriotas del anterior eran apresados en Villasequilla con un taladro inalámbrico guardado en una bolsa. A la pareja de delincuentes la Guardia Civil les imputa 163 robos.

El 14 de noviembre, agentes del Instituto Armado del puesto de Malpica detuvieron en Erustes a un armenio de 32 años y a su compañera sentimental, una ucraniana de 37, ambos vecinos de Fuenlabrada (Madrid), que fueron sorprendidos sobre las cinco de la tarde cuando taladraban una cabina. Sospechando que podrían ser autores de otros delitos, la Guardia Civil solicitó datos a TTP (Cabitel), compañía responsable de las cabinas públicas en la provincia, acerca del número de robos en la zona. Sólo en la primera quincena de noviembre, TTP tiene registrados catorce casos en Alcabón, El Carpio de Tajo, Cebolla, Escalona, Gerindote, Hormigos y Malpica, según los datos facilitados ayer a este diario por la Guardia Civil.

ABC ha intentado obtener de la empresa más información acerca de la ola de robos en la provincia, pero TTP ha declinado facilitar cifras. La Policía Nacional, por su parte, no tiene constancia de denuncias desde hace unos tres meses por este tipo de robos.

La última detención se produjo el pasado martes en La Puebla de Almoradiel, donde la Policía Local y la Guardia Civil arrestaron de madrugada a dos rumanos que habían intentado forzar varias cabinas del pueblo. También en este caso la pareja portaba un taladro.