Rosa Romero y Antonio Román
Rosa Romero y Antonio Román - ABC

Román y Romero dan un paso atrás y la pugna será entre Núñez y Velázquez

Ambos dicen que lo hacen para no romper la unidad del PP y se niegan a apoyar a algún candidato en las primarias


TOLEDOActualizado:

El pulso para suceder a María Dolores de Cospedal al frente del PP de Castilla-La Mancha parece ser que se dirimirá en un mano a mano entre Francisco Núñez, alcalde de Almansa y presidente de los populares de Albacete, y Carlos Velázquez, alcalde de Seseña y coordinador del partido en Toledo.

El camino hacia las primarias del PP regional se aclaró bastante este jueves después de que dos posibles candidatos dieran marcha atrás y anunciaran que finalmente no iban a ser candidatos después de que su nombre sonara mucho en los últimos días. Son los casos de Antonio Román, alcalde de Guadalajara, y de Rosa Romero, vicepresidenta tercera del Congreso de los Diputados y exalcaldesa de Ciudad Real.

«La reflexión personal y colectiva me ha llevado a no presentarme a las elecciones a presidente del PP de Castilla-La Mancha», dijo Román en una comparecencia en la que estuvo acompañado de casi todo su equipo de Gobierno en el Ayuntamiento. Lo sorprendente de Román es que aseguró que ya había reunido más de 400 avales (el mínimo para presentarse en las primarias son 90), por lo que está seguro de que, de haberse presentado, habría ganado.

«Tenía muchos apoyos de Cuenca, de Ciudad Real, algunos de Albacete y muchos de Toledo, pero ganar un congreso por diez puntos de diferencia a siete meses de las elecciones considero que es un error», explicó el alcalde de Guadalajara, quien reconoció haber «apelado a la unidad del partido» y estar dispuesto a encabezar una lista de consenso, pero esto último «no ha sido posible».

Román ya avanza que será neutral y no apoyará a ninguno de los candidatos en las primarias del PP. «Sí voy a apostar porque el PP en Castilla-La Mancha tiene que ser un partido pegado a la tierra, a los afiliados, tienen que tener voz tal y como he defendido en estos días», y añadió: «Considero que la única manera de ganar las elecciones del próximo mes de mayo es desde una unidad importante y ahí Antonio no va a ser un obstáculo».

Mientras, Rosa Romero publicó un comunicado para anunciar: «Por la responsabilidad nacional que ocupa y en aras de la unidad de nuestro partido, no me presentaré a presidir el PP de Castilla-La Mancha». La exalcaldesa de Ciudad Real incidió en las mismas razones que Antonio Román, ya que «el Partido Popular no se puede presentar el año que viene a unas elecciones autonómicas como un partido debilitado, frente a los que ya sabemos que juntarán sus fuerzas para impedir que gobierne el PP».

Así pues, la carrera para la sucesión de Cospedal se queda en un mano entre Francisco Núñez y Carlos Velázquez. Aunque, de momento, a poco más de 24 horas de que finalice el plazo para formalizar las candidaturas (la fecha límite es el sábado a las 14 horas), ninguno de los dos candidatos la ha presentado de forma oficial.

Guarinos apoya a Núñez

Núñez anunció que lo hará este viernes a eso de las 13 horas, en la sede regional que el partido tiene en Toledo. Según el alcalde de Almansa, ha recogido avales en las cinco provincias y estos «multiplican por mucho el número necesario».

Durante un encuentro con Nuevas Generaciones en la feria de Albacete, Núñez volvió a insistir a los otros posibles candidatos a presidir el PP a que se sumen a su proyecto de «unidad, ilusión y futuro». De hecho, sobre Velázquez dijo que le llamaría ayer por tarde para «intercambiar opiniones y que pueda sumarse» a su candidatura.

Por último, Ana Guarinos, presidente del Grupo Popular en las Cortes regionales, del que forman parte Núñez y Velázquez, mostró su apoyo al albaceteño. «Es la persona más preparada para liderar el proyecto», dijo Guarinos, quien rechazó que Núñez sea el «candidato del aparato».