Refuerzan la integración de los inmigrantes en pueblos de La Sagra

ABC
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

TOLEDO. La Delegación Provincial de Bienestar Social, que preside Matías Segundo Nieto inició el pasado ejercicio, en colaboración con la Mancomunidad de la Sagra Alta, un Servicio de Mediación Intercultural en quince municipios de la zona, con el objetivo de contribuir a la integración social de la población de origen extranjero mediante la filosofía de la mediación intercultural.

Dicho servicio, como experiencia piloto en la provincia de Toledio, se articula en torno a los ejes orientados, por un lado, a mejorar el acceso de los inmigrantes a los recursos sociales existentes en los ámbitos jurídico, educativo, laboral y sanitario; así como a proporcionar apoyo a los profesionales de la intervención social de los municipios en su sentido más amplio (servicios sociales, sanidad, o educación).

De igual forma, se busca incrementar la participación ciudadana de origen extranjero en la vida social de las localidades, además de contribuir al establecimiento de relaciones de convivencia.

Las actuaciones se establecen en coordinación con los Servicios Sociales, teniendo como figura profesional de referencia «Mediadores Sociales» debidamente formados por el programa de Migración y Multiculturalidad de la Universidad Autónoma de Madrid, que gestiona la ejecución técnica del servicio.

Sobre la experiencia del año pasado, en fechas recientes se amplió la cobertura a los municipios toledanos de Illescas, Lominchar y Villaluenga, con lo cual se aplicará en total en 18 localidades de la comarca, que cuentan con una población de inmigrantes superior a 3.500 personas. En el marco de los programas de Integración Social, la Delegación de Bienestar Social de Toledo ha resuelto la continuidad del proyecto en el año 2002, con un coste de 72. 602, 47 euros, de los cuales Bienestar Social aportará 65.342 euros. Según informa la Junta de Comunidades en un comunicado, el programa contará con tres mediadores y un coordinador/mediador.

Por otro lado, y en relación a la integración de los inmigrantes, el 66 por ciento de los médicos de familia considera la diferencia de idioma una barrera en la atención a la población inmigrante, según un estudio en el que han participado más de 400 médicos de Atención Primaria.