Rafael Canogar, en una exposición en Valencia
Rafael Canogar, en una exposición en Valencia - ROBER SOLSONA

Rafael Canogar, medalla al mérito cultural extraordinario de Castilla-La Mancha

José Luis Cuerda, la Fundación Castillo de la Estrella de Montiel, Mayasa, José Luis Sánchez Fernández, Victoria Santesmases, Miras Molina, Marlasca Gutiérrez, Jesús Villa-Rojo, Antonio Martínez Ballesteros, Marta Torres, Begoña Marlasca Gutiérrez, la editorial Almud, y el seminario de Literatura Infantil y Juvenil de Guadalajara, también han sido galardonados

TOLEDOActualizado:

El pintor, escultor y grabador toledano Rafael Canogar ha sido condecorado con la medalla al mérito cultural extraordinario de Castilla-La Mancha, unos premios que en su edición 2018 también reconocen al cineasta albaceteño José Luis Cuerda y a otras once personalidades e instituciones culturales de la región.

El portavoz del Gobierno de Castilla-La Mancha, Nacho Hernando, ha informado en rueda de prensa de los premios al Mérito Cultural, aprobados en la última reunión del Consejo de Gobierno, que el Ejecutivo castellanomanchego ha concedido por segundo año consecutivo y que se entregarán el 8 de octubre en una gala en el Teatro Circo de Albacete.

En total, se han concedido trece distinciones, entre ellas la Medalla al Mérito Cultural Extraordinario de Castilla-La Mancha a Rafael Canogar, pintor, escultor y grabador nacido en Toledo en 1935 y considerado uno de los artistas más representativos del arte español de la segunda mitad del siglo XX, que a lo largo de su trayectoria ha recibido numerosas distinciones nacionales e internacionales.

También se han concedido dos medallas al Mérito Cultural en el Patrimonio Cultural, una para la Fundación Castillo de la Estrella de Montiel y el equipo de arqueólogos y la restauradora, que se constituyó en 2014 con el objetivo de promover y estimular la rehabilitación de dicho castillo, y otra para Minas de Almadén y Arrayanes SA (Mayasa).

Mayasa forma parte del grupo de empresas públicas que componen la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) y su principal actividad es el fomento de proyectos industriales, turísticos y culturales, entre los que destaca el Parque Minero de Almadén y la del Servicio de Documentación que se encuentra en el Real Hospital de Mineros de San Rafael, dedicados a conservar y difundir el patrimonio histórico-cultural de las Minas de Almadén.

Además, se han otorgado dos medallas al Mérito Cultural en las Artes Plásticas, una al escultor José Luis Sánchez Fernández (Almansa, Albacete), que está considerado uno de los pioneros en trasladar la abstracción a la escultura española; y a Victoria Santesmases, artista visual nacida en Madrid que reside en Cuenca, donde compagina la labor docente con su actividad artística.

También se han concedido cuatro medallas al Mérito Cultural en las Artes Escénicas y Música, una de ellas para el cineasta albaceteño José Luis Cuerda, director de «Amanece que no es poco» (1988), íntegramente rodada en su provincia natal, y ganador de varios premios Goya.

Otra de estas medallas es para el clarinetista, compositor, profesor y director de orquesta Jesús Villa-Rojo, cofundador en los 70 del Laboratorio de Interpretación Musical y distinguido con los premios Nacional de Música 1994 y Bela Bartok; Antonio Martínez Ballesteros, dramaturgo toledano creador de medio centenar de títulos en los que la sátira política es una constante; y Marta Torres, autora y directora teatral albaceteña.

Se han otorgado también cuatro medallas al Mérito Cultural en la Creación Literaria, Edición y Fomento de la Lectura, una de ellas para Domingo Miras Molina, dramaturgo que recibió el Premio Nacional de Literatura Dramática en el año 2000, y otra para Begoña Marlasca Gutiérrez, que desde 1986 y hasta su jubilación en septiembre ha sido directora de la Biblioteca Pública del Estado en Cuenca.

El Seminario de Literatura Infantil y Juvenil de Guadalajara, fundado en 1982 y que desde 1992 organiza el Maratón de los cuentos de Guadalajara, y la Editorial Almud, fundada por Alfonso González Calero en 1998 como prolongación de la mítica revista Añil, cuadernos de Castilla-La Mancha han sido distinguidos con lasa otras dos medallas al mérito cultural en la creación literaria y fomento de la lectura.