La primavera entra este miércoles, 20 de marzo, a las 22.58 horas
La primavera entra este miércoles, 20 de marzo, a las 22.58 horas

La primavera será calurosa y con pocas lluvias en Castilla-La Mancha

Respecto al agua embalsada, Castilla-La Mancha acumula, a 11 de marzo de 2019, 2.091 hectómetros cúbicos, el 36,35% de su capacidad total

ToledoActualizado:

Este miércoles, a las 22.58 horas, llega la primavera a Castilla-La Mancha, con temperaturas superiores a las propias de esta época del año y con precipitaciones inferiores a las del resto de España tras un invierno cálido y con menos lluvias que el año anterior aunque, por el momento, «no se puede hablar de sequía».

Así lo ha destacado la delegada territorial de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Paloma Castro, en una rueda de prensa en la que ha ofrecido un resumen climático del invierno 2018-19, del 1 de diciembre al 28 de febrero, y la predicción estacional para la primavera 2019 en Castilla-La Mancha junto a la diputada provincial de Agricultura y Medio Ambiente, Flora Bellón.

Las temperaturas han superado los valores normales en el decimotercer invierno más cálido desde 1965 en la Península Ibérica, donde se ha registrado una temperatura media de 8,7 grados centígrados.

En la región, la temperatura mínima se anotó el pasado 11 de enero en Molina de Aragón (Guadalajara), con 11,3 grados bajo cero, muy por encima de los -12,5 grados alcanzados el 8 de febrero de 2018 o los -28 grados logrados en 1963. La máxima se produjo en Villarrobledo (Albacete) con 24,6 grados el 27 de febrero.

Por provincias, el invierno ha sido cálido en Toledo, con 8,1 grados; en Ciudad Real, con 7,5 grados; en Albacete, con 6,4 grados; y en Molina de Aragón, con 4,2 grados. Además, ha sido extremadamente cálido en Cuenca, con 7 grados.

Precisamente, Cuenca es la provincia donde se ha registrado una mayor anomalía térmica en los meses de invierno, con 1,7 grados, seguida de Molina de Aragón (1,1 grados), Toledo (0,8 grados), Ciudad Real (0,5 grados) y Albacete/Los Llanos (0,4 grados).

En el capítulo de efemérides, Castro ha precisado que la temperatura media en la primera quincena de marzo ha sido muy cálida en Castilla-La Mancha, al tiempo que ha destacado los 27,4 grados alcanzados en Toledo el pasado 17 de marzo.

En cuanto a la evolución de las precipitaciones, del 1 de octubre de 2018 y al 12 de marzo de 2019, Castro ha señalado que el invierno ha sido seco en Molina de Aragón, muy seco en Toledo, Ciudad Real y Cuenca con 72,6, 88,9 y 86,8 milímetros por debajo del nivel habitual de lluvias y extremadamente seco en Albacete con una anomalía de precipitaciones de 58,9 milímetros. En el conjunto de la Península, enero y febrero de 2019 han sido meses secos.

Respecto al agua embalsada, Castilla-La Mancha acumula, a 11 de marzo de 2019, 2.091 hectómetros cúbicos, el 36,35% de su capacidad total. Siendo Albacete, que está por debajo del 30% del agua total que pueden albergar sus embalses.

El 13 de diciembre y el 31 de enero son los días en los que ha llovido más en las provincias de Toledo, Cuenca, Guadalajara y Albacete aunque las precipitaciones, a juicio de la delegada de Aemet en Castilla-La Mancha, son «poco significativas». Las rachas de viento más importantes se han producido en San Pablo de los Montes (Toledo) con 94 kilómetros hora el pasado 1 de febrero, al paso de la borrasca «Helena».

Para los meses de abril, mayo y junio, la Aemet calcula que será una primavera cálida en Castilla-La Mancha respecto a los niveles habituales es del 40%, mientras que la posibilidad de que se sitúe en las temperaturas propias de este período es del 35% y la probabilidad de que sea más fresca alcanza el 20%.

Con todo, Castro ha descartado que Castilla-La Mancha se encuentre en situación de sequía. De momento, ha hablado de normalidad motivada por un 2018 húmedo. Tampoco, se ha aventurado a vaticinar si la primavera será seca en Castilla-La Mancha.

En cualquier caso, la diputada provincial de Agricultura y Medio Ambiente, Flora Bellón, ha señalado que la Diputación pondrá en marcha las acciones que sean necesarias ante el «calentamiento progresivo», en alusión a la preocupación de los agricultores de la comunidad por el clima lanzada por la organización UPA, pues, a su parecer, «va a hacer más calor y va a llover menos».

Por otra parte, la delegada de la AEMET ha presentado el libro «El comportamiento meteorológico en 2018 en Castilla-La Mancha» en el que se resumen los datos de los observatorios de la Aemet en Toledo, Cuenca, Guadalajara, Molina de Aragón, Ciudad Real y Albacete no por año hidrológico, sino por año natural.